12.11.2012

Y trazo el fantasma de tus huesos con mi mano temblorosa

Mi abuelo murio,
hace días ya,
lo acostaron sobre la nieve fría,
yo seguí aqui,
sin moverme,
sin gritar,
como él,
nada que ofrecer,
nada que pelear,
sin llamar a nadie,
ni nadie que llamara de regreso,
Dios me perdone,
ese Dios que apenas conozco,
como apenas conocí a mi abuelo,
como mi abuelo me enseñó.

Por fin murio mi abuelo,
el único que conocí,
padre de mi padre,
el único que conocía,
por fin murio,
lento,
como va la noche,
no tuvo bien en esperarme,
sin darme tiempo,
yo ocupado,
¿no ves que estoy ocupado?
¿no ves tú que estas casi ciego?
y lejos,
y lento como va la noche,
tan lenta va.

Yo con tantas cosas maldita sea,
y el abuelo muriendo,
¿donde quedo yo?
lo importante,
¿donde quedo que no te das cuenta?
con todos los papeles finales,
la casa nueva,
y como siempre,
todo el vino que tomar,
reclamame el vino que tomar,
tu que estas lejos,
que qué te importa,
que estas muerto,
¿no te das cuenta que estas muerto?
sermoneame una y otra,
y otra,
y otra
maldita
vez,
como si te importara,
como si existieras,
como la noche,
que lenta va.

Toso,
y luego juro,
sin tiempo de estar triste,
sin tiempo de escribirte,
con la cabeza ardiendo,
ojo por ojo,
porque no puedo darte el lujo de estar triste,
porque aqui a nadie le importa si no es a mi madre,
porque aqui lo que importa es la verdad,
estúpida,
y el miedo a morir,
y el dolor al orinar,
y las pruebas,
y luego toso,
como un pájaro
o un trailer en las calles diminutas,
o los asientos cuando crujen,
como huesos en crematorio,
diente por diente,
misericordia,
noche,
como lenta va.

Se celebra la misa,
yo con los dientes en el suelo,
en casa,
frío de resaca,
ausente,
como él,
en casa,
abrir los ojos hasta que sea de noche,
que lenta va,
María viuda de Leyva,
espera que le ayude a cruzar la calle,
sin recordar cuantos años tenía el pobre,
o mi nombre siquiera,
el ruido de la luz entrando por la ventana,
cepillandose los cabellos por docenas,
yo ocupado,
babeando,
como siempre,
y el vientre acostumbrandose,
corriendo fuera de mis dedos,
gastandome los abuelos
sin temor a quedarme sin ellos,
para estar triste cuando mueran,
misericordia.

Queda ahora solo ya,
mi abuela,
su esposa,
no se miran en años,
no se volveran a mirar,
no se miraba ni con mi padre,
mi abuelo,
porque mi padre no tenía el dinero,
porque mi abuelo no le avisaba cuando regresaba a la ciudad,
de noche,
lenta como va,
mi abuela,
que esta lejos,
emberrinchada,
como la noche,
lenta,
como la torpe dicción,
emberrinchada,
suplicante de misericordia,
harta de egoismo,
inevitable,
como la noche,
misericordia,
querida,
caminar en mis botas,
vestir estas ropas,
despues desvestirlas,
querida,
querida,
adios,
que lenta va la noche.

Debí haber estado ciego,
que tampoco ví,
a mi abuelo que murio tres días antes que yo naciera,
a mi otro abuelo que murio tres días antes que hoy,
tres solitarios días,
tres solitarias noches,
o en años a ninguno de los padres de mis padres,
pero tengo todavía una oportunidad,
Trinidad,
que tenga el tiempo de sentirme triste,
de escribirte como es debido,
y si de algo se,
es de deudas,
y de física,
y de lugares para comprar vino barato,
Dios en su soledad sabe,
solo,
Dios,
sabe,
qué más quisiera yo,
querida,
que más quisiera yo,
padre,
que más quisiera yo,
madre,
tan lenta va la noche,
y qué más quisiera yo.





Deanna



Reading is one form to escape. Running for your life is another.

-Lemony Snicket

12.05.2012

El ABZ del amor



Orina en la nieve. 
Apóstrofe.
Ultimamente resulta deprimente hablar contigo.
Seguro soy yo.

11.26.2012

Robar como un artista




Eran los primeros días de octubre, o debían serlo. Era algún momento en el futuro. Una cafetería de moda donde los jovenes se sientan en silencio a pretender alguna cosa. La musica era algo triste, o debía serlo. Tras la barra un joven de rasgos muy finos me miraba como si me hubiera estado esperando, al parecer yo había estado ahí antes. Tras él en forma de un afiché, la receta para el pavo de Marilyn Monroe escrita con su puño y letra, en una hoja con el encabezado "City Title Insurance Company". El joven me extendió una taza de café a 120° F. Debía haber estado ahí antes.

En un estante junto a la barra se apilaban libretas. En ese momento me dí cuenta que yo estaba ahí por una libreta. Dí un sorbo a mi café y observé libretas. Eran todas iguales, como las que yo buscaba, pasta negra, hojas lisas. No toqué una sola, las repasaba con la mirada una y otra vez. Cuando volví a tomar del café el joven de la barra me extendía una muy particular. Era una libreta horrenda, demasiado pequeña, con un espiral de plástico muy barato, la pasta de cartón del frente era blanca y tenía dibujados dos gatos, parecía un dibujo muy viejo. La abrí mientras me rellenaban mi taza de café. Al mirar las "Q" mayúsculas fui capaz de identificar la caligrafía, y la mano que las había concebido, o así debía serlo. Leí el mensaje y me sonreí. Quise pagar por la libreta pero me dijeron que ya no era necesario.

Caminé entonces con la libreta en la mano hasta llegar a otro aparador que estaba lleno de postales con paisajes y mensajes en ellos, como una especie de juego. Me aburrí un tiempo viendolos todos. Había historías de gente llorando en el fondo de los mensajes, y todos me hacían sentir que eran mi culpa. Era gente que conocía. Gente que quería. Que yo había hecho llorar. En algunas montañas se escondían gritos, en los ríos los golpes, en las hojas azotes de puertas, en la lejanía rasguños y conversaciones entre nubes. Era la imagen de la decepción y la alegría, la linea delgada que los divide. En ninguna odio. Entre postal y postal se sentía el brinco y la desesperación de cuando te despiertas de un mal sueño, y has estado soñando por mas de doce horas. El pavor de que todo sea verdad. Sentí ganas de vomitar.

Volví a leer el mensaje y me repetí en mi cabeza palabras que no conocía para recordarme que todo era un invento. Guarde la libreta en mi bolsillo sin cerrarla. Fuí hasta la barra, tome una libreta nueva. Era una libreta horrenda. Con la pluma de la barra escribí: "Querido tercer presidente de los estados unidos de América" Pagué. Pedí una última taza de café que dejé intacta en la barra. Dí media vuelta y salí por la puerta principal dejando atras el afiche de Marilyn Monroe, lo miré por ultima vez. "Guisantes. Frescos."

10.29.2012

What Love Is





To control the monster, 

the monster of God, 

created a monster. 

10.23.2012

III. Grief Point




-¿Te acuerdas de Helga?.-
-¿Helga, Helga?.- contestó ella desde el baño.
-Ajhá.- asintió él con un ruido.
-Si.- rió -forever friendzoned.-
-Forever friendzoned.- repitió él en su cabeza. Pero no dijo nada.

Si tan solo no hubiera deseado tanto. En su cabeza estúpida. Por tanto tiempo. Quizá entonces hubiera sabido cómo actuar. Habían pasado mas de trescientas sesenta y cinco eternidades hasta entonces, y mil etceteras. Mirarla así, sin la presión social, sin el ruido estúpido de las calles, sin la maldita sobriedad. Llevaba aún las rodillas lastimadas, como era su costumbre, para tener algo de que quejarse. Llvaba las marcas del mareo en los dobleces de su piel. Y el sonido guardado de los pasos en el rechinar de la madera entre sus pechos. Oliver destapó de un movimiento la tapa de la coladera. Al mirarla, recordó que se habían gastado la noche hablando de lo hermoso entre la muerte.

-Yo estaba equivocado.- dijo él- Equivocado, equivocado, equivocado. Una mala lectura de la situación.
-¿Cual sería una buena lectura?- ella preguntó.
-La lectura correcta es que no logro entenderlo. En lo absoluto.-
-Canastas de día de campo, llenadas con sangre.-

II. Amarilla




Leerte hasta que te duermas.
Tu recostada me escuches.
Decirte el opio en las nubes.
Te sientas mejor.
Ó olvides.
La antigua mierda.
La presente mierda.
Ó olvides,
cuando menos lo mal que te sientes.
Te quedes dormida con mi torpe opio en las nubes.
Que no es mas mio que de dientes para afuera.
Hasta volverte un gato,
musica,
un gato,
un niño,
amarilla,
un pescador,
su alma.
Que vayas a encontrarme al centro comercial,
entre el humo.
Encontrar la cura.
Que estes bien.
Huir al norte.
Prometer.
Intentar nada.
Te sientas mejor.
Mientras te digo el opio en las nubes.

I: Siberia



-Debo irme a duchar, beber, drogarme y dormir, para mañana regresar al infierno.-
-Que es la vida.- respondió ella.
-Sin ti.-pensó él. Pero dijo nada en absoluto. Ella ya había colgado.

Su vida, por mas insignificante que parezca, era la unica que tenía, la más importante, la unica que alcanzaba a recordar. Un palacio digital.

Al día siguiente no logró levantarse. Se reportó enfermo. Sus superiores en la oficina no le creyeron por supuesto. Lograron disimularlo lo mejor que les fue posible. Dedicó el día entero a limpiar su casa, metiendo en cajas las cosas de su gato muerto. Se cortó todo el cabello. Quería parecer lo que parece la gente cuando la gente misma, la ellos mismos se ve, afeitado y con el cabello corto: una buena persona. Ser tratado así. Sentirse así.

Ya en el salón de clases no consigió sino aburrirse frente al gordo profesor que no paraba con las historias de la tercera internacional y Adolfo Sanchez Vazques, a quien siempre había considerado un completo imbecil, por no decir un pendejo.

-Tengo miedo. Mucho.- dijo él.
-Yo también- dijo ella, -miedo de irme a dormir.-
-Sin ti.- añadió él en su mente. Pero no dijo nada. Ella hacía tiempo que ya no estaba en ningún lado.

9.18.2012

Amasiato

Dije que sería tu amante,
tu te reiste de lo que dije,
entonces me contaron entre los muertos.

No so yo quien ama,
es el amor que me escoge a mi.

Y cuando el hambre por tu tacto,
se levante de entre el hambre,
susurras "has amado demasiado,
dejame ahora ser el amante"


9.05.2012

Pánico ante la posibilidad de lo inevitable





Cada segundo que pasa esta me acerca al inevitable momento de tener que salir a comprar pantalones.





8.22.2012

Edredón

Me gusta estar desnudo,
y a solas,
en mi cama.

Fumando.

Me gustas tu desnuda,
y en mi cama,
a solas.

Fumando.

Te imagino a veces,
entre las madejas de humo frente a tu rostro,
entre los rostros de humo,
frente a la madeja que vistes como rostro.

No me gusta cuando callas,
porque estas como ausente.

Me gusta cuando gritas.

Porque estas como ausente.

Me gustan esos besos largos.

Porque estas como ausente.

Me gusta la luz encendida,
colandose entre tus piernas,
entre tus bellos,
como colosos,
como titanes,
entre el sonido de los hielos,
golpeandose unos contra unos,
contra el vaso,
contra mi,
porque estas como ausente.

Me gusta recordar tu edredón,
con su olor a lluvia,
con su olor a charco,
con su olor a amarillo,
tan fresco él,
imaginado,
fresco como dientes sin lavar,
como pasillo de hospital,
me gusta ver tu silencios con sus ecos,
y pensar que nada de esto esta pasando.

Me gusta estar desnudo,
y en tu cama,
a solas.

Y pensar que nada de esto esta pasando,

Fumando,

8.06.2012

Lovable Susan




by Wendy MacNaughton- Vía Brainpickings

7.25.2012

Acersecomic


 
Se metió, rojo, en su coche, rojo, con sus ojos, rojos, sus pensamientos, doliendole las piernas rotas. La lluvia se hacia lugar entre los dibujos oscuros del cielo, y él, como un perro, lo sabía. Metio uno por uno los libros que tenía en el suelo con el pretexto de venderlos. Sus libros rojos. Un par de pinturas y cosas que yo le había regalado. Dentro del coche donde vivía, las cobijas y almohadas sucias se disponian a recibirlo tiesas, inhundadas de sabe cuanta cosa que solo ellas conocen y se empeñan en olvidar. Yo no se nada, yo no recuerdo nada, soy una cobija, juro por Dios que esta en la gran cobija celeste, que soy solo una cobija. Dios cobija, en la gran cobija celeste le respondio Sabes que eres una sucia. Mirate nada más, maldita sea. El viejo seguía metiendo cosas inútiles en el coche cuando me vio caminando por el medio de la calle. -Ese gallo. Arqueó las cejas bajo su cachucha roja.  -Buenas noches. Respondí. -¿Vienes de la farmacia?-No. Venía de la farmacia. -Mmmh. Movió la cabeza de arriba a abajo, torpe. -¿Quieres un cigarro? -No. Quería un cigarro bien cabrón. -Mmmh.

Seguí caminando como si alguien me hubiera robado los zapatos en la esquina, unos zapatos que no me gustaban. Ví las luces de los frenos de un coche encenderse en la esquina, a través de ella las gotas débiles se empezaban a empujar unas con otras. -¿Que quieres entonces? insistió el viejo ya a punto de meterse al coche donde vivía. -Quiero saber donde cagas. Dije sin detenerme. ¡Mirame! comenzaba a gritarme mietnras me alejaba -¿Quien te corta el cabello? insistí, ni si quier él sabe el respeto que siento por su estupida persona. -Se perfectamente a donde vas. Gritó -¡Yo también! -Dame un trago de tu vino. Si tan solo por ahí hubiera empezado, tantos años y no saber pedir un vino sin cortesía ¿Que ha hecho de su vida ese hombre? Bien hubieramos podido llegar a un acuerdo él y yo, sí, un cigarro por un trago, vale. Pero el no tiene cigarros, lo conozco, le he visto antes ese truco. Nadie nos va a encontrar aqui, no a él, no a mi.

Entré en mi departamento donde el suelo es la mitad rojo en pequeños cuadros mezclados con blanco perfectamente acomodadas. Puse a tocar Valentín Azul a través de las bocinas. Me serví un trago del vino barato, rojo. Me aclaré la garganta, rota. Miré por la ventana sin cortinas, la lluvia caer estúpida, casi afortunada. Alla abajo, fuera de la tienda de pinturas, mirandome, el vago encendía un cigarrillo bajo un techo, entre dos botes de basura. Sonreía bajo el letrero rojo. En sus labios mordidos, rojo, el tabaco ardía, rojo, hacía juego con sus nuevo par de zapatos, rojos, y las manchas de sus manos rotas.

7.24.2012

Mujer



Cuando haya levantado el infierno,
vas a saberlo.

7.18.2012

Uncle Willie



Dear Gianfranco:

Just after I finished writing you and was putting the letter in the envelope Mary came down from the Torre and said, ‘Something terrible has happened to Willie.’ I went out and found Willie with both his right legs broken: one at the hip, the other below the knee. A car must have run over him or somebody hit him with a club. He had come all the way home on the two feet of one side. It was a multiple compound fracture with much dirt in the wound and fragments protruding. But he purred and seemed sure that I could fix it.

I had René get a bowl of milk for him and René held him and caressed him and Willie was drinking the milk while I shot him through the head. I don’t think he could have suffered and the nerves had been crushed so his legs had not begun to really hurt. Monstruo wished to shoot him for me, but I could not delegate the responsibility or leave a chance of Will knowing anybody was killing him…

Have had to shoot people but never anyone I knew and loved for eleven years. Nor anyone that purred with two broken legs.

E. Hemingway
Febrero 23, 1953.
Tras el atropellamiento de su gato Uncle Willie.


7.13.2012

Tus uñas

Estas manos que no son mías,
que son yo,
que se rascan estos dientes que no son mios,
que son yo,
de este odio que no es mio,
que soy yo.

Porqué he olvidado este idioma que no es mio,
que me fue dado,
que soy yo,
bajo esta tradición  idiota que no es mia,
que me fue dada,
que soy yo,
estos pasos de baile que no son mios,
que los robe de un programa de televisión,
de los ochentas,
incorrectamente,
como mis mejores lineas,
como estos tragos,
que no son mios,
que soy yo. 

7.11.2012

Yonderly




Sofía se arrastra por la cama de Antonio hasta encontrar su lugar. Recuerda que no ha visto tiempos mejores, y que jamás se ha puesto tan triste como entonces. Nada mas de mirarlo da tristeza el pobre. Recuerda, por ejemplo, cuando le salvo de las fauces de los lobos entre la nieve con solo sus manos desnudas. O cuando tuvo que lamerle la herida en el vientre por días solo para sacarle las tripas y extraer el veneno. ¿Cual veneno? ¿De que estas hablando? dice Sofía, eres un imbécil Antonio, todo el mundo lo cree. Todo el mundo lo sabe, empezando por ti. Sofía no ha aprendido a hablar pero el día que lo haga Antonio se las va a ver muy negras, casi tan negras como Sofía. Se corta el cabello ella, porque así ha visto a Antonio hacer esta tarde, con unas tijeras sin filo, sin gracia, torpe, desnudo, maloliente. ¿A donde vas con todo esto? Esta es tu cama- le dice Sofía -hay muchas como esta, pero esta es tuya, porque la robaste, como a mi, como todo lo que tienes que es casi nada.- Sofía bosteza. Es tarde ya Antonio, y no deberias fatar al trabajo de nuevo. A Antonio le gusta que Sofía le llame Antonio. Sofía no ha aprendido a hablar. No hace sino resignarse, apachurrando sus memorias de muerte hasta que estallen. El aire se cuela por la ventana. La lluvia comienza a caer idiota, como el viento. Es un milagro que podamos alimentarnos. Dará una vuelta más la misma pieza musical, Sofía esta harta incluso cuando Antonio usa sus audifonos. Sofía sonrie cuando Antonio les llama cabezófonos. En el reloj de Sofía es tarde y blanco y negro. Antonio no lleva reloj e insiste en que Sofía duerma con la promesa de que Antonio va a cambiar -para mejor Sofía- le dice -para mejor.- Ya te has burlado de cosas más increibles, que mas da, ya te has burlado de todo.

No deberías llamar a las cosas por tus nombres. Juras. No se que son las personas si no cosas. Juro yo.

Hamartia





Lo recuerdo todo. La oscuridad mi vieja amiga rompiendome la espina. Mis manos vacías incapaces de deleitar en lo absoluto, caminando solas para la eternidad entre los poros de la tierra. Las personas, todas, alzaban sus brazos en todas las direcciones del universo. El espacio es un lugar muy solitario. Desde lo mas alto de mi corazón deseé el descanso que habita entre tus pechos. A lo lejos se alzaba un huerto desde el qué rezaban los huisapoles tembolorosos  ¿Y que diferencía hacía? Intenté guardar todas las cosas que había hecho y hacerte sentir orgulloso ¿Y que diferencia hacen? Intenté lo mejor que pude. Intenté en vano. Robé el nuevo testamento y lo aprendí de memoria de atras hacia adelante. Descompusé mi refrigerador y lo arreglé de regreso. Descolgué mis treinta telefonos que no suenan e hice arder todos los puentes que había cruzado. ¿Y que diferencia hacía? Todo roto, me hice a un lado como perro muerto en carretera. Con la mala voluntad en las manos me eché a dormir en los brazos de Judas. Erase una vez un pueblo. En el pueblo una casa. En esa casa una mujer. En esa mujer un corazón, que voy a llevarme un día, cuando me large de aqui. Se escucha el rascar de la barba.

Qué lejos estan todas las cosas, y tú frente a ellas, guiandolas con el sonido de tus flautas. No te sientas mal por mi- decías- profundo, en lo más de mi corazón, realmente quiero largarme. ¿Donde estan todas las cosas cuando las necesito? ¿Donde esta el insomnio cuando lo necesito? ¿Donde estan mis dedos? ¿Donde esta tu corazón que aprendió a matar? Tu corazón jardinero que debio arancarme desde el principio cuando aún servía, cuando era bueno. Tu corazón que figura más un cazador, esperando a que peque para, solo entonces, matarme. Y no lo culpo. Soy escéptico a la culpa y a las palabras. Pero creo en la contrición y en la contradicción. La adicción. La dicción. Zion. El monte abre sus brazos desnudos a mi violencia apestosa a sobriedad. Cierra los ojos tú, a mi calma ebria que muere por posar sobre ti como leonas cansadas de masticar. La ausencia es toda la realidad que me queda, quemada por las marcas del pantalón en la cintura gorda. No hay nada mas irreal que tú cuando no estas, que es casi todo el tiempo. Ni nada mas detestable. Erase una vez un pueblo. En el pueblo una casa. Es la casa mas horrenda, pero ella no se da cuenta. En ella hay una mujer, pero ella no se da cuenta. En esa mujer un corazón, pero ella no se da cuenta. Es el corazón más horrendo, que voy a llevarme un día, el día mas hermoso, cuando me largue de aqui.

7.02.2012

Welter





Desde la amarga busqueda del corazón,
apresurados con pasion y dolor,
nos levantamos a jugar una mayor parte.
Esta es la fe de la que partimos:
los hombres han de conocer el bien común de nuevo
desde la amarga busqueda del corazón.
Amamos lo fácil y lo ingenioso,
pero ahora con mente y mano entusiasta
nos levantamos a jugar una mayor parte.

Las menores leatleades salen
ni raza, ni credo permanecen,
de la amarga busqueda del corazón.
No dirigiendo por la gráfica venal,
que truqueó lo masivo por beneficio privado,
nos levantamos a jugar una mayor parte,
reformando la ley estrecha y el arte,
cuyos simbolos son los millones de muertos,
de la amrga busqueda del corazón,
nos levantamos a jugar una mayor parte.

6.30.2012

Cacodemonomanía




En una estación futura, bajo la sombra infernal de un arbol distinto, el sueño, el nado imaginario en un rio que de con el hocico en Memphis, nos despertará a pensar que un día fuimos todos buenos, oliamos a aceite y olivos.

A nuestro amor se entregaban las palomas decididas a nuestras cartas. Estabamos sanos y enterrados, casi muertos y nos gustaba pensar en el futuro, y nos aferrabamos a él, como nos aferramos hoy al tiempo que ya pasó, pensando en todo momento que era el requiem, que siempre seriamos requiem.

Jurabamos a diario que iriamos a dormir temprano. Que dormiriamos en algun tapanco en Viena. Leyendo entre balbuceos las lineas de algun temblor al que sobrevivieron nuestros padres. Memorias claras de un salón academico donde juramos jamás terminar como ellos. Aqui estamos ahora, enseñando. Pretendiendo que enseñamos. Que lo que hacemos es, a nuestra manera, cierta manera de arte. Cierta manera de egoismo.

Dios se actualiza en el lenguaje mientras nos aviolentamos al proposito de la oportunidad impaciente. Nuestras vidas se han vuelto un tópico importante, nos repetimos. Sin claridad. Perdimos la claridad en el gozo, pero si rascamos los tejidos rojos casi negros del corazón habita allí aun el lamento, la petición, el chillido, el demonio, el amor, mediocre, triste.

La imaginación se nos traduce en una repetición de la memoria plástica, brillante, explicable, sin misterios. La carne compusliva se acomula al frente de los salones, presuntuosa. Mientras Satanás se mantiene al fondo, silencioso, doloroso, paciente. Escribiendo convincente entre las fabricas, el olor a aceite quemado que somos, la falta de inmerecido sufrimiento.

Camino abajo, si uno observa bien se encuentra María, llevando un canasto con cerezas desnudas para su amante. El camino. A ciegas buscamos el vaso. A tientas. Suplicantes de misericordia, de respeto. De que te calles de una puta vez y nos dejemos todos y cada uno, en la pinche puta hija de perra paz en la que no nacimos, en la que no vamos a morir. Todo el camino hasta el rio sonreimos tomados de la mano, esperando para lavar nuestros pecados. Recuerda oh Dios a los niños de Babilonia y cantaremos la canción de Zion.


6.29.2012

6.27.2012

GIRRRRRRRRRRRRRRLFRIEND

Indian Summer

Las llantas reventarón sin aviso previo como suelen las llantas hacerlo. Para cuando Danilo se dio cuenta no sabía quien era ya. Su mente se colapsaba esperando el estallido de su cuerpo tronando contra la próxima cosa que se le pusiera enfrente.

Se imaginó por un minuto sentado frente a su tarro de cerveza en casa, mirando a lo que alguna vez creyó era el infinito hasta que se dio cuenta que no creía en el infinito, en lo absoluto, en dirección al monitor. Se recordaba a vecez explicando que él mismo era una pérdida de tiempo, que le abandonaran. Su cigarrillo se había agotado hacía mucho, pero aún salía humo de la colilla dormida en el cenicero, intentando desesperada esparcir su torpe fuego, desprendiendo, a juicio de él, un olor a chile de arbol quemandose a lo lejos.

Flores, te he traido flores. Le repetía. Flores que te recuerden estos tiempos cuando todo haya encontrado por fin su lugar. Escribió canciones como si la vida fuera un fin de semana, cuando le prometía que un día se irían a vivir a Californía y vivirían entre tablas rotas y tiendas de marihuana medicinal. Ambos tendrían sus sueños y sus sueños se verían destrozados por la realización de los mismos en lo asqueroso de la realidad hasta el hastío, hasta detestarse.

Dio otro trago a su cerveza para darse cuenta que no era suyo. Que nada era suyo. Que cualquier fin de semana vendría alguien a reclamarlo todo con recelo. Deseó fuertemente no estar sentado en su escritorio y seguir colapsando por culpa de alguna negligencia del fabricante de llantas. Su deseo se vio destrozado por la realidad y estaba de vuelta ahí con el cuerpo sujeto a una aceleración inconstante a merced del viento. ¿Si un hombre cae en medio del concreto y nadie lo escucha, y nadie lo extraña, aún así habrá muerto? ¿Aún siendo así estará equivocado?

Cuando su cuerpo dio por fin de bruces con el suelo pensó que ojalá doliera más. Que muriera y esa gente que había sido mezquina con él ese día sin razón se sintiera mal en voz alta, esa gente que lo quería. Y esa gente que tuvo bien en ser piadosa y comprensiva conservaran cierto gozo en secreto. Sin miedo a la competencia se entregó al concreto al salir su patineta disparada en dirección contraria. Lentamente se resbaló rasgandose la piel, y las ropas sucias con ella.

Rodó hasta que la fricción se apiadó de él. Pensó en pecas Danilo y en los dichos de su madre. Pensó sobre todas las cosas que no quería levantarse ya. Si nadie le estaba viendo de cualquier forma, si no estaba pensando nada de cualquier forma, si estaba muerto de cualquier forma. Su historia era aburrida e insignificante. La gente estaba cansada. Su amor era aburrido en insignificante. Él estaba cansado.Sus palabras eran aburridas e insignificantes. Cómo un fin de semana. Salía sangre de algún lado. Como si fuera un eterno fin de semana había llegado el verano.

6.23.2012

Alan Turing



My ultimate personal hero. It's your birthday. Thanks.

6.19.2012

LORN


LORN / Ghosst(s) - CRCR - WIZZdesign from QUAD on Vimeo.

2099. Red Ashes.

http://www.brainpickings.org/wp-content/uploads/2012/06/woodcut23.jpg
 

Red Ashes, 82 years



"Cruza a este lado del lago, por el río, por el mar, pero cruza a este lado del lago" Yo no entendí entonces lo que ella había querido decir, pero supe inmediatamente lo que no quiería decir cuando la vi cantando canciones de moda, disimulando que no era verdad que no era feliz.


"Toma mis manos y arrojalas al río" le respondí yo. De inmediato ella supó que yo tampoco era felíz, que no deseaba verle. Que lo intentaría. Todo. Caminé hasta donde me dieron mis pasos, y grité cuanto me dio mi limosna de voz. Ella sabía desde un principio que yo jamás lo lograría, no sin mis piernas que me arranqué a patadas.

Los angeles me observaban desde el cielo atados los unos con los otros. En su espalda sus manchas se doblaban sin forma, a cada brazada. Con sus ojos me pedía que cruzara a sabiendas que no se nadar. "Hundete" gritaba "hundete a la muerte" y tan pronto mi carne tocaba lo humedo gritaba lo contrario. Pidiendome que le sobreviviera. Tuve de bañarme dos veces en el mismo río. Tuve de bañarme Dios veces en el mismo río. Tuve de bañarme Dios. A Dios.

"No me dejas ver" le pensaba yo al agua mugrienta mientras daba golpes torpes, agitandola. "Eres un agitador" me había dicho alguna vez. "Tu eres un chofer de autobus" contesté pronto. "Todos tenemos pavor a estar solos, y no hay nada sino bueno en eso" Desde mis labios purpuras mi voz hacia un sonido mudo. Los gusanos me volvieron a besar misericordiosos, no parecían desde ahí tan babosos.

"Cruza a este lado del lago" me había dicho "por el río, por el mar, pero cruza para estar conmigo." Yo no entendí lo que ella había querido decir, pero supe de inmediato lo que no quería decir. Ella llevaba entonces el cabello más corto.

6.18.2012

Confetti Death




Why do we have love? 
What is the function of love?
or what does that mean?


Hear the whole song with lyrics at www.garygo.tv or here


Black Eyed



Come in to my arms, 
with blood on your clothes, 
you've got a glow. 



Olvido a menudo que llevo el ojo morado,
y la gente se me queda viendo,
y la gente se me queda.

Viendo como si tuviera un brillo,
que no es sino snagre acumulada sobre los pómulos,
una mancha púrpura, 
ajustada apenas al borde de los ojos,
no traigo para mi mala suerte mis lentes oscuros,
preguntenme cuanto quieran,
he de responder todo excepto la verdad,
outlaw blues.

Tienes un brillo,
entre los dientes,
que hacía tanto que no les daba el sol,
entre los lentes,
que yacen rotos en alguna alcantarilla,
un brillo oscuro,
un coágulo de brillo,

un brillo de cabello sucio.

Intentas disimularlo,
con las horas de desvelo,
horas de pornografía,
de mala ortografía,
oras de temor,
oras y oras,
como si fuera la última vez,
juras que será la última vez,
juras.


No heat in his bones,
no heart that was mine, 
no hand that I'd hold,
you've got a glow.


 

6.09.2012

Silly as shit

walking down the boardwalk
cat like we were married.

Me gusta cuando regeso a casa y todo esta en silencio,
oscuro,
y sofía duerme sobre mi ropa sucia,
cansada de quererme ayudar a encontrar algo mejor,
cansada de traerme cucarachas muertas,
que vivas,
se esconden tras el lavamanos,
sorprendidas de cuando en cuando por la luz que abruptamente enciendo,
a altas horas de la mañana sin dejarlas dormir,
o salir al super,
es por su propio bien, me digo,
es por el bien común,
lo suficientemente irreal como para quere ayudar,
¿Puedes ayudarme?
Llevarte a esta gente,
llevartela lejos,
y si ella pudiera lo haría,
me hace saber mientras bosteza,

mis dedos se movieron solos,
con pereza,
una señorita me preguntó qué era eso de querer agarrarse a golpes por diversión,
¿qué es eso de divertirse sin agarrarse a golpes?
me llamó brivón,
todo lo contrario respondí,
yo nunca me agarro a golpes,
los golpes me agarran a mi,
ya sea que me golpeen o no me alcancen,
ella rió,
me llené de sueño y le pedi que me trajera a casa.

Los gatos no hacen preguntas,
te juzgan mientras duermes,
con un solo ojo abierto,
y no se molestan si subes demasiado el volumen,
o si no cambias nunca la canción para echarte a dormir,
o que se yo.

6.07.2012

Intervención






Me gustaría decir en mi defensa, señor juez, muchas cosas.

En primer lugar ud no existe, ya que no existen juicios orales en mio  país y siendo así ud no me hesta escuchando. De ser así, de ser escrita mi defensa, dudo mucho, que si usted existe sepa leer o haya terminado la primaria, por tanto no existe. No porque tenga algo en contra de la gente que no terminó la primaria. Sino porque ud no existe le estoy diciendo. Mi abuela no terminó la primaria y ahora se esta muriendo, me lo dijo mi madre.

Dejaron ir al negro, lo dejaron regresar a casa y a mi me tienen aqui atado con sangre seca en las encías. ¿Donde estas negro? ¿No teniamos una promesa tu maldito hijo de puta? Le importó mil coños, señor juez, me engañó como a un perro hambriento frente a la carnicería, le imoprtó mil coños cómo le importo mil coños a usted.

Termine con esto de una vez, que al fin usted no existe, porque yo no se escribir, porque aunque fui a la primaria, a la iglesia y al pandemonio no aprendi sino a hacer daño, a ser siempre mala musica, a desentonar, a acpetar los juicios como si fueran mios, todos los juicios del mundo, los ultimos juicios del mundo.

Verano




Tengo amaneceres preciosos en la ventana de mi nueva habitación. Amaneceres que me hacen desear que no existas, que me hacen creer que no existes en lo absoluto. En lo absoluto yo existo a veces, cuando mis sueños se rompen, en el suelo de algún bar, cuando me despiertan porque esta prohibido. Esta prohibido ya quedarse dormido en los bares. Pronto estara prohibido asistir solo. Pronto estará prohibido asistir. Pronto todo estará prhibido. Como está prohibido todo hoy en día.

Tengo amaneceres preciosos en la ventana de mi nueva habitación. Ya te lo he dicho. Amaneceres que me hacen querer enseñarle el culo al mundo, mi culo feo. Entre botellas. Entre el tronar de mis huesos cuando se desdoblan. Entre las luces de sirenas cuando. Que ganas de ensñar mi culo feo a las sirenas. Despues del bar la vi patear a otra mujer en la barriga, despues enseñarle el culo.Cómo corazón valiente. Cómo si hubiera visto los amaneceres preciosos en mi ventana.

Tengo un colchón que me espera, un culo feo y el sueño roto. Tengo un amanecer de lo mas maravilloso, esperando, desesperado, él como yo, desesperado, por miedo a que de verdad llegue quizá, por miedo a que no tengamos miedo, quizá, que hayas dormido tanto toda la tarde y yo metido en mis libros y mis ensayos, mis quehaceres intrascendentes, metido en mis sabanas sucias, donde nadie reina sino el temblor y este aferrarse a una prosa perdida, entre botellas que esperan la primera lluvia que anuncie el verano, quizá, la estupida esperanza que quizá, llegue un día la tormenta de su verano.

6.06.2012

2117


            Where someone says "fuck me", 
                          someone else says "ok" 





Los palacios de Moctezuma,
te los regalo,
las invocaciones psicodelicas,
mi pájaro que canta,
Corina,
los colgantes de Babilonia,
construidos en fuego,
el ángel atado a la silla electrica,
mis caballos ebrios contra el mar,
el unicornio negro,
te lo doy,
mi primogenito,
mis códigos de guerra,
Júpiter,
la Santisima Trinidad,
los aullidos en mi cabeza,
mi grano de gas mostaza
y las montañas se moveran.










Entregame la huida,
entregate,
es todo lo que pido,
botas de cuero español,
tu palabra verde y silenciosa,
tu venida,
espuma,
las alas de poliuretano,
un harem de mujeres extranjeras,
¿quien necesita un harem de mujeres extranjeras?
tu eres mi harém de mujeres extranjeras,
algo que decir,
¿quien necesita algo que decir?
tu eres todo que decir
¿quien necesita niños?
¿quien necesita a Steve McQueen?

tu dirección,
nada en cambio,
nada es para siempre excepto los polimeros.










Esta repetición triste,
de volver a verte jamás,
cruzando el sol como un eclipse,

22.02.2008; 22:02,
2010,
esta repetición triste,
con sus putazos,
sus sueños rotos.
No te veré cruzar el sol,
con tus violines en llamas,
con tu cuerpo de Lázaro,
buscando a ciegas la tierra para enterrarse,
resistiendose a llegar a entonces,
la fecha que no se cumple,
mi falda bajo la cama,
mis aretes contra la botella,
mis manchas de lápiz labial en la oreja,
mis manchas de oreja en el láíz labial,
mi repeticón,
mi farsa,
mi plagio,
hasta entonces,
los palacios de Moctezuma.



6.05.2012

Parábola

Atiborrado

Todo me sorprende, excepto la incapacidad de la prosa o mi comportamiento pueril. La pérdida de todo ritmo que lleva inevitable al desencanto, al sonido ahogado en silencio, entre muelas. Gordo el papel se frota contra si mismo en su existencia intrascendente, en su ruido de motor de bocho. Atiborrado.

6.04.2012

Siempre

Es un lugar inexistente,
es un tiempo imaginario,
donde solo yo y mi daño vive,
donde no hago daño a nadie,
a nadie quiero hacer daño,
supongo vagamente que a eso debo,
hacer lo que hago,
a creerme insignificante,
incapáz del daño,
no darme la menor impotancia,
como debería de no darseme,
ó gratitud,
caminando por la calle #6,
por favor sé felíz,
allá en los cielos del oeste,
donde aún brilla la luz,
con un brillo estupido,
como una ciudad construida con botellas,
y el amanecer engreido
colandose entre ellas,
desde el colchón de la sala,
del lugar en el que vivo.

5.31.2012

Patético

En este estado de vergüenza,
increible,
corriendo,
como sangre,
contento,
como pasillo de hospital,
en los años del desenfreno,
de la ira pura,
de la ira puta,
la ciudad de Dios,
la ciudad del refugio,
persiguiendo la oscuridad,
rascandome,
eperando que se muestre jamás,
que se calme jamás y para siempre,
este puto infierno,
que se sostiene en la nada,
y en la nada va ir a dar,
deletreando,
por dinero,
por lo que sea,
no quiero verlo jamás,
no quiero verlo correr,
el reloj en la pared,
el lodo a sus pies,
el dolor de la felicidad del día de hoy,
la mugre de los pies,
perfumados,
con lágrimas,
de cuando no sabíamos andar,
ahora somos grandes,
y podría matarte si quisiera,
y quisiera matarte si pudiera,
si hoy no fueran todos los días,
al infierno yo,
con mis chunches,
y mis cantos sin folclór,
mis cantos para Alicia,
mientras su respiración se desespera en su pecho desnudo,
nadie sospecha que de cuando en cuando puedo verla,
nadie sospecha de mi astucia,
mi estupida astucia,
que quisiera arrancarme como pellejo viejo,
porque no tiene sentido,
ni misericordia,
¡desaparece!
desaparece de una maldita vez,
te lo pido,
lo haría de rodillas si tuviera,
si no fuera esta silla de bejuco,
si no fuera este silencio que te caga,
sin que te des cuenta,
observando,
esperando,
escalera,
reversa,
acento,
mercy.

Ten misericordia,
ten misericordia sobre mi,
no por lo que yo pueda sentir,
por la culpa que puede eventualmente causarte,
por las noches que pueden a veces mis palabras no dejarte dormir,
por el calabozo,
por las luces encedidas,
de antemano,
mis disculpas y mis ruegos,
mis muerdagos,
mis ruiseñores,
misericordias,
implorando,
implotando,
sin que en momento alguno te des cuenta,
rindas,
no te rindas,
anda y ve,
al jardin repleto con rosas,
es todo para ti,
son cada pasto un milagro,
son todos para ti,
hechos de oro,
como si a mi me importara,
como a ti el precio de mis ruegos,
el empujón contra mis rodillas,
mis tripas contra la pared,
y en el medio misericordia,
misericordia sobre mi.

Yo a veces sé querer.
Alguien a menudo se burla de mi.
Que me recuesten de una puta vez.

5.30.2012

My modo de vivir

Tu eres mi modo de vivir,
el único que conozco,
el que no puedo dejar ir,
el que retiembla cuando llueve en mi corazón,
en ciclos,
no comparto mis lágrimas,
son solo mias,
como mi estupidéz,
como mi soledad,
como la canción que canta en ecos mis huecos,
¿Como puedes irte amor mio?
¿Cómo puedes, sabiendo por lo que estoy pasando?
Me lleva lejos,
me avienta,
lejos,
me separa,
lejos,
tu risa castrante,
cómo el sonido de los huevos cociendose,
en una olla de historias sucias,
de alguien mas listo que yo,
de alguien cuya mordida es mas larga,
cuya venganza es más dulce,
alguien más astuto,
más fácil,
de hablar,
de escuchar,
de aleccionar,
de hacerle un pay,
de matarle a pedazos,
de que caiga hecho trizas,
de que sin darse cuenta no se de cuenta,
del gusto a veces inconsciente por las escaleras.

Este levantamiento inútil me causa nauseas,
uno se desacostumbra,
más cuando nunca terminó de acostumbrarse,
más cuando nunca,
mascando los pedazos de carne ya mordida,
con el sabor a sal y besos de otras cosas,
besos del vientre,
besos de pan,
versos de,
perdón señor cucaracha,
perdón que le haya matado,
pero su puta existencia me da asco,
me da miedo,
me lastima,
me aburre,
me da hastío,
perdón que le quite su vida,
perdón que la mia importe mas,
porque soy más grande,
más importante,
porque a mi me alcanza para cerveza,
y eso mantiene ese mundo,
mi miedo y mi cerveza,
usted,
por el otro lado,
por el otro lado usted no sabe voltearse por el otro lado,
y patalea,
estupida,
indefensa,
vulnerable ante mi chancla,
frente la grasa de mis manos,
golpeandose contra mi teclado,
acariciandome,
sin saber que es mi comida de mañana.

Mañana,
conoceran nuestro amor,
le digo,
mañana,
cuando me vean lamiendo mi teclado.


5.25.2012

Alguien que crea

Que no se,
que solo Dios sabe,
sin querer,
queriendo,
la rebaba de la primera luz del día,
deteniendose hiriente,
el tacto de la coincidencia,
que es la busqueda,
de la nausea,
de la coincidencia,
¿donde estabas la noche en que morían mis sueños?
donde sino en ningun lugar,
llendo a través.
coloreando,
¡a platicar al parque!
¿que soy sino ruido?
amar es cagarse de la risa,
me repito,
merre,
importa un.

Que no se,
que alguien me crea,
que alguien me cree,
que aguien me cría,
que alguien me perdona,
haciendo una cruz en la boca,
con sus palabras que me sirven,
con sus puños llenos de nieve,
o eso me hace creer,
o eso me hace sangrar,
o eso me hace comer,
o eso me hace tragar.

 

5.23.2012

Las historia más aburrida jamás contada

Callar. Beber, callar.
Ignorar todo por completo y repetir.
Callar. Beber, callar.
Ignorar hasta llamar la atención.
Callar. Beber sin ritmo.
Ignorar el rojo de la piel tras el sudor, la comezón.
Beber de un trago. Callar.
Pretender al borde del descaro.
Despues callar.
Hacer las peores cosas,
hacer que parezcan buenas.
Despues callar.
Ignorar, robar uno que otro verbo.
Despues beber.
Ignorar la risa absurda, la pregunta idiota.
Callar. Beber, callar.
Con severidad, ignorancia, disciplina.
Ignorar.
(No mirar a los ojos)
Callar.
(Mirar a los ojos)
Beber, callar.
(No mirar)

5.22.2012

Dejalo llover

Mi respiración enferma,
atada a una cruz maleada por mi padre y sus pecados,
una bruja misericordiosa entrando por el brillo de mi ojos,
mientras me escondo un rato,
hasta que pase la temporada,
pasen años,
rios de tinta,
rios de sangre,
rios de orina,
rios de verdad,
dejando el miedo a morir diente por diente,
tontería por tontería,
y halla siempre la manera de decir la verdad,
sin dejar de mentir,
encontrar el refugio en la carrera,
perder el interés en el lugar al que ibamos,
refugio entre los pasos apresurados,
apretados,
con los huesos crujiendo,
o receta secreta,
receta segrega,
sangre, sudor y pus.

Esta ciudad es mierda,
esta ciudad soy yo.

Por favor perdoneme,
las cosas imposibles de decir,
si alguna vez he sido grosero,
pero cualquier tonto podría decirte,
pobrecilla señorita,
con su mano llena de nieve,
pobrecilla señorita,
no tiene manera de saber.


Por encima de estos miedos congelados,
por debajo de esta carne sucia y rota,
y arreglada torpemente,
por detrás el cuero abierto,
y sus manos extendiendo la comida,
como espinas,
o palabras que torpes todas van al cielo,
y los angeles comen de ellas,
como comen de lo que queda a veces de mi,
trae la lluvia,
trae la guerra,
no tengo mas a donde ir,
así que traelo aqui,
el infierno,
¿a donde más hemos de ir sino a ningun lado ahora?
al fondo del mar,
dejalo llover.

Felíz el día que Jesús lavó mis lágrimas,
oh,
felíz el día.

Me enseñó como caminar día con día,
noche y día.

Oh felíz el día.

 



5.18.2012

No deseado

Prefiero los días como este,
días en los que encuentro correos que dicen
"Why wait? Have an affair with a cheating wife, today."
de alguien llamado "marriedbutlonely.com".

5.17.2012

Las Uñas

Somos error,
sin prueba alguna.

De entre mis pies helados cae el polvo maloliente,
con su aroma a refirgerador de abuela,
del que cuelgan los calendarios de mil novescientos,
con una foto del equipo de futbol local de ese tiempo,
el rebaño sagrado,

En aquel refirgerador podía caber todo,
para toda la eternidad,
pudriendose,
y luego echado toda en un platón
acompalado de tortillas,
y llevado al hocico de manera obligatoria,
el ano del mundo entre tus fauces por evitar el castigo,
o peor,
por alguna lástima petulante.

Algún día habrá que llevarle flores,
flores hediondas a queso viejo y tortillas moradas,
clamando misreicordia,
misericordia sobre mi,
sobre mis pies,
que son el espectaculo mas horrendo que hayas visto,
con su nueva ornamenta de uñas amarillas,
de venas hinchadas,
de cicatrices desdobladas,
prietas,
coloradas,
de cargar las piernas gordas,
la cabeza torcida,
la columna cogida,
el perdón sin culpa, 
que pesa más que el pene de una morsa,
que las tetas de la prosa.

Lo van a recostar un día,
al refri ese,
yo lo voy a enterrar,
le voy a brincar encima,
llamaré a mi madre mientras lo hago,
para echarme a reir nada más,
para echarla a reir a ella también,
maldito seas, le voy a gritar,
no veo porque no,
voy a buscar al vendedor que a algun imbecil logró venderlo,
lo voy a ahogar a golpes,
lo voy a ahogar a rezos,
mientras la tierra cae en pedazos sobre su cara,
enterrada,
con el ruido de la telenovela sonando en el auricular,
mientras la pala se echa a llorar con las orejas calientes,
mientras la policía me lleve con ellos,
desposado,
recostado,
y van a preguntar,
los estoy escuchando ahora,
cómo los voy a escuchar mañana,
¿donde está?
recostado,
voy a poder contestar con los pies echos polvo,
fétido.

5.15.2012

Corto

Dios odia mis tripas,
mientras ama sin remedio,
yo odio mis tripas,
mientras gato sin remedio.

Gato.
Ya deberiamos estar dormidos,
tu suspirando su nombre,
yo matando dragones en sueños,
cómo hacen los choferes de camión,
llenos de decepción y de lujuria,

Me lavo la boca con azucar y explicaciones,
me tallo los ojos entre rezos,
¿donde estabas?
¿quien esta ahí?
rezos,
me comieron la prosa los ratones. 

¡Levantate!
fin de semana,
en todo tu esplendor,
con tus ojos cubiertos y tus jardines,
tus besos a punto de estallar,
de ser desactivados justo a tiempo,
llevate nuestro olvido que nos mantiene muertos,
sonriendo,
tristes,
bailando el waltz.

¿No tienes tu que ir a trabajar mañana?
No, no,
prometo que estare muerto,
como el sentido del humor de los entierros,
y estare contento,
como los pasillos en los hospitales,
o las hierbas en los cementerios,
esperando,
ojo por ojo,
siempre esperando,
cómo canasta de mimbre,
como si supiera lo que es,
como la verdad,
diente por diente,
como pianos negros.

5.08.2012

Mi tigre. Mi corazón.

Como nube,
solo,
como bloody Mary.

El ultimo lagartijo en el universo,
piensa que todo va a estar bien,
porque no cree en levantarse cada mañana,
o en los milagros,
cree que puede ir a cualquier lado,
incluso a las estrellas que se esconden bajo los puentes,
no cree su corazón tembloroso,
o su cola que vuelve a crecer.

Como nube,
sangrando,
cómo lonely Mary
porque se vuelve vieja,
porque crece,
porque madura,
y eso la pone triste como el cielo,
y entiende,
entiende y calla,
pero es tan dificil, piensa,
y se promete que pronto volvera a ser feliz.

El ultimo lagartijo en el universo
perdón por llegar tarde,
pide,
dispuesto a pelear la buena pelea,
piensa en su madre decepcionada,
y en las tijeras que usa para cortarse las uñas de los pies,
piensa en los musculos en sus pies,
en sus venas gordas,
en la mugre que las cubre,
y en eso cree,
a eso se aferra,
mientras se arranca la cola a mordidas.

Como sangre,
nublando,
como Mary, the bloody one,
cantando desde el fondo del tren,
huyendo de las estaciones,
la agrura de las montañas,
el mal aliento del viento,
persiguiendo el olor del papel,
la nube,
la gris,
se escurre desde sus labios abiertos,
debe haber algo en los vientos del verano,
se jura y echa a reir,
dibujada,
nada mas de ver a la ramas pelear.

5.06.2012

De pie en el limite del cielo


    Danilo Parra | Lovebryan


A veces me pongo triste, cuando el perro del vecino no me ladra si paso frente a su cochera, con el hocico lleno de odio. Podría, un buen día de estos, una noche, matarme, si él quisiera.

Entre las hojas de un ficus una familia de gusanos se reune disponiendose a comer. Tras bendecir las hojas que han recibido sin merecer se alimentan uno por uno. Papá gusano ha sido un buen padre para con sus hijos. Mamá gusano le espera todos los días desde su grieta en el tronco deseosa de hacerlo felíz. Gusanito y Gusanita son buenos hijos para con sus padres, argadecidos y respetuosos. Llegaba desde lejos el murmullo de los niños de una escuela primaria, de sus inentedibles estupideces, junto con ello la voz deprimida y deprimente de una mujer hablando por un microfono.

La luz del sol arriba en el cielo les impedía ver la araña que unas ramas mas arriba se estaba de pie, inmovil. Cuando menos lo supó Papá gusano estaba atado colgando de una rama deseando dejar su cuerpo atras. A Mamá gusano la ató contra la hoja de la que comía y la violó golpeandola en su cara de gusano de cuando en cuando, mientras se quitaba con las otras patas a los niños gusano que intentaban ridiculamente pelear con la araña que era tres o cuatro veces mas grande que ellos. Corran! gritaba Mamá gusano entre lagrimas. Los niños gusanos se echaron a andar tras un rato. No habían llegado absolutamente nada lejos cuando la araña los tomo por detras y golpeó tanto como le fue posible con todos sus puños, los ató el uno contra el otro y los llevo hasta donde su madre. Ahí les platicó las historias de cuando su madre era una prostituta y las cosas que había hecho con detalle. Mamá les dijo que pronto estarían todos en el cielo de los gusanos. Araña se aseguró que Papá gusano observara con detalle como morían uno a uno. Se acercó hasta él al punto de besarlo. Le contó que el no iba a morir, muy por el contrario su existencia y su muerte cobrarían finalmente sentido, sirviendo de ejemplo para otros gusanos de cómo no deberían de andar merodeando por ahí comiendose las hojas de los arboles robadas. Despues estiró la telaraña de la que colgaba Papá gusano hasta que estuvo a menos de dos metros del suelo, quitandole todas las ganas de seguir viviendo, ahí, colgado, incapáz de si quiera arrancarse la vida. Impotente. Desesperado. Arrojado. Contando segundo con segundo.

Papá araña regresó a la hoja y tomo a los tres gusanos muertos y los llevó a casa. Mamá araña le esperaba en la esquina de la telaraña deseando hacerlo felíz. Papá araña se quito su uniforme del trabajo mientras Niño araña llevaba los gusanos a la cocina donde Mamá araña preparaba un dry martini. Niño araña y Niña araña son buenos hijos para con sus padres, agradecidos y respetuosos. La familia araña se reune disponiendose a comer.

Fue justo en ese momento cuando sudando ligera y desagradablemente pasé yo por ahí. Vi un gusano colgando a la altura de mi cabeza y al perro del vecino que no se echó a ladrar nada mas de verme. Caminé hasta mi casa no deseando otra cosa que comer y echarme a dormir, esperando no recurrir en mis pesadillas con conejos.

5.05.2012

Cosas que estan completas, cosas que estan inconclusas

Deja, por el amor de Cristo, a tu cerebro descansar. Aunque sea solo una vez y por ahora. Dejalo ya.

4.26.2012

Olor a carne quemada II

Las sombras verdes se golpeaban unas con otras en el suelo haciendo de dos objetos uno. El humo invadía las calles. Todo nuestro mundo como lo conocíamos, como lo ingorabamos, había cambiado en un abrir y cerrar de piernas.

Recibí un mensaje. ¿Puedo dormir en tu casa esta noche? Contesté que sí, sin saber lo que pasaba. Pregunté. -Necesito no dormir en mi casa. Problemas. Michoacan. La Familia. Balazos. Paranoía. Si. Nos dimos la información necesaria. Él para que yo supiera que estaba preocupado, yo la para que él creyera que yo no.

Nos encontrariamos al terminar mi clase. 20.30 hrs. Salí 15 minutos mas temprano. No había nadie en los pasillos. Hey, has visto a M? pregunte a la señorita argentina que cruzaba de un edificio a otro. -Ese chavón que se joda.- respondió. Escuché a alguien hablar de los animales muriendo en el bosque quemados mientras caminaba por detrás de mi. Hazme un favor quieres? Si lo ves dile que me fui a mi casa, lo estuve esperando y fui a mi casa. Creo que esta en problemas. Ella dijo que lo haría solo porque lo pedía yo.

Caminé con desitno a la parada del bus. La gente seguía hablando del incendio. Los brigadistas. Había que llevarles algo. -¡Unos bisteces!.- Aprovechamos hacemos una carne asada, llevamos unas cervezas, unos bomobones para el anochecer y una guitarreada. Guitarreada es de esas palabras que no soporto. Por Dios.

Sonó mi telefono. Era M. Nos encontramos por fin en una calle por ahí cerca. Me contó el lio en el que se había metido. Sus miedos eran jsutificados. Me pidio que lo acompañara a su casa. Solo tomaría una mochila con unos documentos y nos iriamos a mi casa. Pasaría un par de noches y despues migraría a otro lado.Cuando estabamos a un par de metros de su puerta me pidio que lo esperara ahí. Lo esperé.

Pasó un rato largo hasta que regresó. ¿Sabes que güero? Me voy a quedar. No era agradable escuchar eso, pero no era desagradable tampoco. J y aquellos que viven con él le han pedido que no se vaya, que no les deje. M ha decidido quedarse, enfrentar aquello que quizá es nada, sino puro miedo, pero ¿cuando dejó el miedo de ser eso que mueve al mundo?

Te acompaño a la esquina.- dijo. Cruzamos varias esquinas, yo aún tenía muchas preguntas que el seguía respondiendo. Llegamos a unos tacos. Yo pedí dos. El me vio comerlos. Lo acompañé dos esquinas más de regreso. El humo invadía la ciudad y cada auto parecía hostil, parecía el fin. Yo tenía algo de miedo de verle así.

Nos despedimos. Tomaríamos unas cervezas al día siguiente, si él quería. Yo caminé hacia el tren pensando que esa sería quizá la ultima vez que lo viera y me sentí mal por pensar eso. Despues me sentí bien por sentirme mal por pensar eso. Y así al infinito. Despues pensé en el infinito hasta terminar abordo del tren.

Nada me hacía sentir muy bien. Las calles estaban invadidas por la niebla y sus fantasmas. La gente parecía toda igual. La gente era toda igual, animales muriendo en el bosque. Carne asada. Intentaba concentrarme de cuando en cuando en un par de tetas y no funcionaba si quiera eso. Llegamos a la estación juarez. Montón de gente salió. Montón de gente entró. Entonces por fin entró una señorita. Era facíl de creer. Un rostro detestable como el de un niño. Enfadoso. Su cabello desaliñado. Su blusa color aqua, horrendo. Entonces me concentré en ella que no notaba si quiera mi presencia. Me perturbaba. La quise por ese instante. Tenía los ojos bien clavados en un joven de cabello largo, lasio, vistiendo una playera de resaca inevitablemente me recordaba al personaje de Jody en Shameless. Los imaginé haciendo el amor entre flores. Pobre de mi.

Bajé del tren en una estación cuyas escaleras van a dar de bruces con la calle de mi casa. Todavía sentía ahí esa mezcla de miedo, humo y depresión. Caminé atento a todo hasta confundir a alguien que creí que conocía. Alguien a quien detesto. Quería odiarlo de cerca asi que apresuré el paso. La luz se puso roja en la avenida. Me puse a su lado. No era quien yo creía sino el cajero que me había regañado una noche anterior. Me miró. Yo supuse que estaba por empezar su turno. La luz cambió a verde y crucé la calle.

Llegué a casa. El gato tenía hambre. Puse en el plato la mitad de lo que quedaba de comida, la otra mitad se la daría al día siguiente en la mañana. Pensé que su hambre se debía al olor de ave quemada que nos envolvía a ella y a mi. Me sentí hambriento. Bebimos el gato y yo aquel humo hasta caer dormidos, para olvidar el hambre y nada más. El mal olor y nada mas. Cosas por hacer mañana: Comprar desodorante, comprar talco.

Nick Cave cantaba desde su alcoba. 





All things move toward to their end, 
on that you can be sure.

4.25.2012

Olor a carne quemada I

What we love was not enough. 

En el aire se percibía el olor de la carne quemada. El bosque ardía. En el vaso de café el whisky se calentaba mientras el humo se colaba en mis ojos. El bosque ardía a kilometros de ahí.

Caminé ligeramente torpe hasta el super mercado, no era tan tarde, y si lo era no lo sabía.
Pude ver mi reflejo en los espejos del ATM. Deseé que fueran mentira. Observe el saldo en la tarjeta lo suficiente como para salir corriendo. Deseé que fuera mentira. Acto seguido regresé por la tarjeta.

Fui hasta la sección de panadería, tomé dos empanadas de atún. Me dirigí a la respectiva caja. Habiamos varios esperando a la persona encargada que atendíera. Para cuando terminé de comer la primera empanada algunos ya se habían marchado. Incluso un empleado del supermercado, con su chalequito verde y todo, me vio comer deliberadamente de un pan que no había pagado.


Pensé que el gato debía estar hambriento. Compré agua mineral pues quedaban un par de sorbos de whisky.

-No habías venido aqui de noche? La panadería se paga en caja normal. me dijo el empleado homosexual del turno nocturno 

-No respondí, digo, si, pero nunca vengo a cenar. Cuando vengo, vengo demasiado ebrio y a comprar alcohol. no lo encontró simpatico ni poquito. Ni yo.

El muchacho no debía estar tan furioso. Era lunes, lo que significa que los fines de semana tiene el turno de día para de noche gastarse su salario ridiculo como hacemos todos.

Hay quienes lo tienen peor le dije.

Pagué el agua mineral.

Salí.

A dos cuadras, ya muy contento de no haber pagado por mi cena fría recordé haber dejado mi mochila en los lockers del mercado. Me detuve.

Son unos de esos lockers tan de moda ahora que uno pone una moneda y deja sus cosas dentro, despues inserta la llave y regersan ambas, cosas y dinero. Recordé tambien como una señora de cerca de 70 años no podía creer que yo no entendiera ese sistema, yo no podía creer lo feliz que  la hacía, y la dejaba continuar, fascinado. Le di un par de monedas. No vayas a dejar ahí tu dinero, repetía, te lo regresa! El dinero! 

Di media vuelta. Regresé. Tomé la mochila con la botella de whisky. Me dirigí a mi casa. El telefono sonó en el camino. Recordé que no había comprado comida para el gato, que se joda pensé. Que se joda él pensó el gato. Tantos planes.

Seguí despierto hasta las 3 a.m. En mi cabeza yo seguía caminando entre el humo y el olor a carne quemada, fumando, con mi vaso de café hasta el tope de whisky, dando ligeros tumbos, segun yo imperceptibles,  hasta despertarme para decir Que tienes todo echo un cagadero! y dormir hasta no recordar nada. Que de nada sirve.

4.24.2012

Mientras duermen los leones

Esta carta entre mis manos,
que no tengo si quiera,
apretando mis labios contra su nombre,
que no existe si quiera
terminada,
si quiera,
como vestido de noche,
como copa y telefono,
caja de cigarros y gramatica,
bien escrita una oración,
la Biblia que nadie cree que sostengo entre mis manos,
un vuelo de Paris a Chicago,
las lineas de una prosa que soy incapáz de poner toda junta,
de vecinos,  te juro madre los odio
de padres de familia, te juro padre los odio,
de levantar los brazos al cielo y gritar aleluya!
de querer contar algo que te crece en la garganta cuando estas crudo
que va y que viene,
bizcoso,
y no sabroso,
haciendote creer que es parte tuya hasta que visitas el doctor,
te pide que dejes de recordar,
que dejes de vivir en tu cama,
que dejes de fantasear con tu enfermera,
con su enfermedad,
que es tu enfermedad,
que eres un cerdo,
que vales verga,
con tu culpa,
los cables,
los alambres,
de un templo,
un paraiso,
y todo terminado,
desde tus uñas,
de tus dedos que no son para nada tuyos,
todos tuyos,
lesbianos,
tras las bellezas de nuestra pequeña,
estupida,
pero pequeña gran ciudad,
mis terapias,
de gitano,
de criminal,
de noctambulo,
del norte al sur,
mientras mis premoniciones,
mis visiones para nada mezquinas,
van a dar de bruces en tus parpados,
y ¿como pues os he ofendido?
desdobla tus brazos tiernos a mi alrededor,
a mi,
roedor,
que soy complot,
nada hombre que fui una vez,
nada sed,
sospecha pura,
enemigo y destino,
¿como pues os he ofendido?
dobla tus brazos tiernos a mi alrededor,
mientras duermen los leones.

4.19.2012

Dos al hilo

Que no te toquen ni un solo cabello,
ni uno solo,
de todos esos que Dios ha contado.

Y es que alguna vez ella existio,
entre mis armas,
entre mis brazos,
y hoy la vi nuevamente,
con su nuevo novio,
y es ridiculo,
si hacían años,
pero esta vez ella me vio a mi,
yo la vi que me observaba,
pero ella no me vio a mi,
observandola,
con su nuevo novio,
todo,
ignorandola,
ella hizo como que no me vio,
yo hice exactamente lo contrario,
que al final fue lo mismo.

Y es que repito,
ayer la vi,
y es esto todo tan raro,
no por lo que pueda significar,
sino por todo lo que ya no significa,
y nunca significó,
por esta o aquella cosa,
lo chistoso es, creo yo,
la gracia que causa en mi que por fin alguien lo haya entendido,la importancia de ignorar,
de pretender,
de los cerezos y las calles,
de las naves que arden como ruiseñores,
entre las cortinas,
observando sin observar.

No es que importe si quiera,
me gusta pensar,
es solo este ejercicio que repito,
este impuesto,
que espero adolescentemente que alguien le ponga un fin,
con vandalismo,
o bandalismo,
o vanalismo,
aqui,
donde vengo a morir,
a morar,
amor,
a,
de donde todo residuo es bueno,
porque es mejor que la nada,
porque si en realidad existe un reino,
venga a nos,
antes que los días regresen como infiernos,
como besos o libros,
y otra vez la carcajada,
y es que mas de una vez hice daño,
ella dice,
como dicen muchos,
y muchos son mas que yo,
todo el derecho de la sangre,
todo el derecho de la mano,
todo el derecho de los labios,
sin dios en el cielo,
sin demonio bajo el mar.

Es este egoismo,
de querer,
sin entender otra manera que la mía,
que alguna vez fue vuestra,
alguna vez fue muestra,
maestra,
y hoy es solo eso,
lo que ese día jamás significó.

Sin nombre,
como la fé,
como la sed,
como el pavor,
del mundo a la oscuridad,
de ella a la eternidad,
de verla desaparecer,
según yo,
para siempre,
y verla aparecer de repente,
gente entre gente,
para hacerme reclamos,
porque de alguna manera me importa,
como importan los zancudos cuando se estrellan entre mi carne,
que es tu carne,
pero que es a mi a quien no dejan dormir
por mis sabanas sucias supongo,
por mis estrellas muertas,
que un día brillaron,
por las maravillas que un día dijo alguien,
que creías que era yo,
pero hacía años luz que había muerto,
como el recuerdo laconico,
cuando jodimos el sol,
y no tuve mas que poner la otra mejilla,
para que no preguntaras, donde estaba aquel niño,
para que no preguntaras, donde iremos ahora sino a ningun lado,
y no tuve mas que tu mirada sobre hombros,
mis musculos torciendose uno a uno,
en lo que despues fue una risa torcida,
idiota,
despierta,
un violin,
una marimba,
un carnaval.

Aqui esta,
me repetía,
Antoneo,
el borrador que te prometiste,
el que sería diariamente,
y si diariamente haz de encontrarla,
no habrás,
jurame,
diariamente escribir de aquello.

De cualquier forma,
al 99.99999999999999999999999999999999999999999999999999999999999999999989 %
le importa un pito cuan negro es su cabello.

4.18.2012

Proselitismo

Caminar descalzo hasta la herrería de la ventana,
no tocarle si quiera,
recibir una descarga electrica,
lloriqueos de gato,
tus pechos de catedral,
de expiación.

Hoy la vi,
tomada de la mano de su nuevo novio,
que no es un imbecil,
no tenía memoria yo,
como los niños en la escuela cuando no son amigos,
jugando a las escondidas en la obra gris de un condominio para familias de clase media alta,
donde les queda cerca el cole.

Un beso en la palma de la mano,
el miedo a que esto continue para siempre,
en ropa interior,
en la oscuridad,
para sentirte mucho,
mucho,
mejor,
como una estrella muerta ante la cual se pide un deseo,
moviendose como la vida,
coqueta,
frágil,
salvaje,
como el cansancio o la carcajada,
la ceniza que se vuelve carne,
diversión,
el ejercicio de mantenerte los dedos,
los oídos,
todos rotos,
como terapia,
como tilapia,
como pescados con el hocico abierto,
hoy me dedique a gritarle a los proselitistas políticos que se pusieran a trabajar,
desde los autobuses.

4.14.2012

Lluvia Caliente

Ella era un mar encabronado.

Yo era un muchacho con resaca en la barra de un puesto de tacos. El sol por encima de mi se balanceaba absurdo. Del otro lado del puesto un niño me hacía de comer. Su madre platicaba por telefono escandalosamente.

-¿Algo de tomar?
-¿De que es el agua?
-Horchata
-Un agua.

Su madre debe colgar la llamada para servirme mi agua, ha sido avisada.

-Ahorita me marcas. ¡Pero ME MARCAS EH!- repitió gritando. Colgó. Se secretearon entre ellos.
-AAAH Un agua de horchata. ¡Te entendí una brocha!- Se echó a reir.
Yo seguía esperando mi comida y mi agua.
-¿Frijolitos?
-Unos pocos, porfavor.
-¿Poquitos?
-Si, poquitos.
-¿Cebollita asada?
-Poquita, muy poquita. ¿Tienes chiles güeros?
-Si
-Chiles güeros le puedes poner, porfavor.
-Unos chilitos como no.

Un hombre gordo se acercó violentamente a él y lo golpeo con un trapo usandolo como un latigo. Estuvo a punto de dejar mi comida para ir a recuperar su honor, pero se contuvo. Yo lo hubiera entendido.

-¿Frijolitos? Me preguntó de nuevo
-Poquitos, si. Porfavor.

Me entregó mis tacos, con muchos frijoles y ningun chile güero e inmediatamente se metio a la casa siguiendo los pasos del gordo violento que lo había golpeado. Agregé guacamole, limón y sal. Me dispuse a alimentarme. Casi inmediatamente salio el chico como alma que se la lleva el piano, detras de él, el gordo. ¡Ponganse en paz! gritó la señora. Los dos se echaron a reir adoloridos. Comenzaron a decirse de cosas entre carcajadas los dos, cosas que obviamente no recuerdo, y no puse atención en lo absoluto. La mujer quiso participar diciendo "¡Cómo Heidi edá!" pero fue de esas veces que untercero dice algo en una conversación de dos y solo genera una especie de delay y no es tomado en cuenta realmente. Sin embargo aquella señora estaba segura que su comentario debía ser chistoso así que insistió un par de segundos despues "¡CÓMO HEIDI EDA!"... despues de eso no se que pasó. Calle abajo observé iracunda a la mujer más espectacular que jamás haya pisado los restos mortales de un rinoceronte.

Ella era un mar encabronado.

Dios sabe que lo era. Su paso era firme, antisocial, su ceño fruncido hacía que pareceiera que tenía una sola ceja, sus ojos eran el infierno, llevaba un vestido verde, verde del mar profundo que es mas bien negro, pero verde, como los carritos del super, verde hermoso como algunos libros, como las botellas de vino. Su cabello negro que le caía por los hombros, sus piernas que eran un darse golpes contra la plancha caliente dejando el pellejo ahí. Mi caldo de frijoles mezcladocon guacamole resbalaba de entre mis dedos hasta el plato y bien podía estar juntandose la formula quimica para curar el cancer, me importaba una maldita banana. Ella caminaba en dirección a mi casa. Pense una y mil cosas, probabilidades, cálculos, pense inclluso en seguirla, saber a donde iba, qué hacía ahí. Entre los albañiles, un mar encabronado. Con sus pechos cayendo libres y perfectos, encajando en el vestido, causandole dolor a mi higado, liberados del sosten su piel blanca se rozaba contra el verde de aquel verde tan encabronadamente verde. Blanco. Y rojo. ¿Cual es tu historia? ¿Como te llamas? Te llamas Sonia, por favor llamate Sonia o Rebeca, o Leonora. Pero llamate. Llamame. No seas un rumor como todas, no seas una historia, se un taco o un rabano. Ayudame.

Mis tacos se habían terminado. Los había terminado yo. Una mesa había llegado. Otra mesa se había ido. Pagué. La señora había seguido gritando estupideces que no pude sino evitar entender. Debía ir al banco. No fui debía regresar en dirección a mi casa y ver si por ahi se escuchaba la violencia del oceano chingandose unas tortas, unos mariscos, lo que fuera. Quizá estaría en el mercado, me la imagine haciendo el amor metiendo sus manos en la masa de la tortillería, tirando un canasto de toronjas, con su vestido verde levantado, escuchando el show de la mañana en la televisión. Entre en el mercado, mi gato necesitaba comida. No la vi, no estaba ahi. Compre un jugo de arandano en lugar de comida para el gato,. Tenía algo de vodka de la noche anterior. Metí la llave en la cerradura, mire a los dos lados como enseñan las madres antes de cruzar la calle, mire que no miraba, que ella no estaba. Entré a la casa. A la señora de los tacos nunca le volvieron a marcar.

4.09.2012

Escuchando Cuevas

Oh but that's just bullshit baby,
people just ain't no good.

Quisiera que existieras mas,
como el fin del mundo,
como el amor que siento aveces,
cuando las tripas se me escurren por todas las paredes,
y se me estropean los acentos,
para encontrarle, no se,
sentido,
brazos,
calles,
y volverme sumiso a ellas,
entregarme como oscuridad a los cirios,
a tus creencias estupidas y arrogantes,
y que el mundo se dedique a sus guerras,
vestidos de novias,
blancos como el vomito,
como el dolor en el vientre,
como esperando que la vida,
toda,
se caiga en pedazos,
luego,
despues,
cuando de sobrio,
las cosas pierden sentido,
o lo adquieren de verdad,
pero a ti la verdad te importa un pepino,
como la politica o la bomba,
y si no?
Si no las entrevistas,
los cabellos contados en tu cabeza,
y la noche que espera con su pavor a la luz,
con su sueño aterrador al que te niegas,
y te preguntas,
y le preguntas,
y me preguntas,
yo que no hago otra cosa que continuar con este viejo rito,
de encender candiles,
como puentes.

Como naves,
sigo encendiendo candiles.


3.14.2012

Nahum

by Jim LePage; The Bible

Jude


Jim LePage; The Bible

3.12.2012

3.12.1922. Jack Kerouac

Esconde eso que no te conviene.

Sonrie a todo,
todo el tiempo,
con las encías al aire,
colmillos a la soledad,
a la falta de un pecho donde caer muerto,
en el camino,
escondiendo a toda costa eso que eres,
tras es el cuero,
esa mala cara,
el pajaro azul,
que no vuela a ningun lado.

No sentir sino con los torpes dedos,
y nada más,
que todo llega a su fin.

El rechazo tu médico,
tu amigo,
el mejor,
el único,
y aquello que est listo para aceptarte que sea solamente la muerte,
tu muerte,
a falta de lo inmediato.

Cada paso un acto de desesperación,
un trago de vino barato,
el pensamiento de que tu tiempo ha pasado,
ya,
que estas muerto,
en abundancia,
y lo que es peor,
que estes vivo,
como un ángel desolado,
por encima del agua,
de costa a costa.

Camina como si no tuvieras cuerpo cuando cruzas la habitación,.

Di hola cuando contestes el teléfono.

Di que no tienes un centavo cuando no tengas uno solo.

Di lo menos que puedas.

No digas nada.

Comprometete.

Se arbitrario.

Lee cada palabra como si fuera la última,
como una mujer,
o la muerte.

Todas tus pesadilla en orden,
saltan de roca en roca,
las piernas rotas,
la luz debajo de tus botas,
a la imposibilidad de caer una montaña entera.

Vuelvete incapaz de comunicar,
incluso a tus mejores amigos,
la pesadéz,
la ezquisofrenia,
mientras se desvanece la arena alla abajo,
en tranquilidad.

Gasta un dinero como un niño,
hasta que vuelva tu madre a buscarte.

Bebe hasta caer dormido,
hasta que la gente se preocupe por ti,
y te arropen,
y te besen.

No te intereses en la conversación,
interesate en hablar.

Mantente molesto, perturbador,
interesante.

Piensa en el paraiso todo l oque puedas.

Alejate de las ciudades.

Vive hasta que hayas tenido suficiente de la vida.

Manten tus manos trágicas,
inconsolables,
ocupadas,
hasta que se vuelvan tu orgullo,
tu honor,
tu miedo.

La noche bendice la tierra,.

2.15.2012

Venn


David Shrigley

1.13.2012

Donde vuela mi ave azul



and we sleep together like
that
with our
secret pact
and it’s nice enough to
make a man
weep...

Maneras Femeninas

1.10.2012

Arremolinos

Somos miedo,
como arañas que se arremolan en los rincones de los baños,
o se arremolinan?
se hacen bolas,
nos hacemos,
hablo por mi,
y por mi madre,
miedo.

Cómo arañas que se arremuelen por dentro en los rincones de los baños,
mirando el cúmulo de pelos púbicos alla en el suelo,
junto a los calamares que se dibujan en los azulejos,
miedo,
a la buena fortuna, que es la peor de las fortunas,
a no recordar nada, que es lo que querías,
de beber tu vida hasta el otro lado,
miedo.

Cómo arañas que se arremolinan en los rincones de los baños,
observando la forma de ciertas manchas en las puertas,
preguntando de qué parte de tu cuerpo habrá salido eso amarillo,
que es asqueroso.
A las preguntas incomodas,
a las respuestas sinceras,
miedo.

Cómo arañas que se arremueren en los rincones de los baños,
observando desde ahí las señoritas que vomitan entre semana,
los jovenes que orinan balancenadose torpemente.
A los ojos cristalinos,
a los ojos rojos,
miedo.

Cómo arañas que se arrejuntan solas en los rincones de los baños,
esperando con ansias que se termine de una puta vez el agua caliente.