7.02.2012

Welter





Desde la amarga busqueda del corazón,
apresurados con pasion y dolor,
nos levantamos a jugar una mayor parte.
Esta es la fe de la que partimos:
los hombres han de conocer el bien común de nuevo
desde la amarga busqueda del corazón.
Amamos lo fácil y lo ingenioso,
pero ahora con mente y mano entusiasta
nos levantamos a jugar una mayor parte.

Las menores leatleades salen
ni raza, ni credo permanecen,
de la amarga busqueda del corazón.
No dirigiendo por la gráfica venal,
que truqueó lo masivo por beneficio privado,
nos levantamos a jugar una mayor parte,
reformando la ley estrecha y el arte,
cuyos simbolos son los millones de muertos,
de la amrga busqueda del corazón,
nos levantamos a jugar una mayor parte.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece que las palabras danzan.

mhx dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Antoneo Ernandez dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=9UzvVOy0Dq8

MffN MaN dijo...

Hasta parece que las palabras.