10.31.2008

Ensayo sobre la verdura

Entiendo porque uno no puede ir comiendo una hamburguesa por la calle mientras camina.

Hay muchos ciegos en las esquinas que se te quedan viendo.

10.27.2008

Estoy seguro que había un titulo.


Eran balas de algodón.
Nadie las escuchó precipitarse contra los cuerpos desnudos y tiesos.
El mundo estaba muy ocupado hablando de sus nuevas monedas.
De sus nuevos problemas, que no existen aún, o peor si quieren, que han existido siempre.
Balas en manos de niños.
Niños en manos de hombres.
Hombres sin manos, ni hermanos.
Manos sin hombres que hagan, que piensen, que rían, que se quejen.
Que se mueran.
Que me muera yo.
Que te mueras tu más que yo.
Y ella.
Su sentido de colectividad.
Mi insensible, siempre ebria, hilaridad.
La ira.
La hora.
La era.
La fue.
La fé.
Y ella.
Un poco más.
De beber es de lo que hablo.
Del deber he dicho.
De entender y defender los entendidos.
De ofender a los que lo merecen.
Y los que sobren ignorarlos.
Como la vanagloria.
Como toda gloria.
Como golosina.
Comatoso.
Coma toso.
, cof!
es de relieve.
Como irrelevante.
Ceno irreverente esta noche.
Mañana el desayuno lo es el dolor de cabeza, un par de pastillas rojas y un café con hielos.

Guerrilla


Esto te va a volar la cabeza.

¿No lo hizo?

Es que no lo no escuchaste bien. Ahí va de nuevo.

¿Nada?

Estamos jodidos.

10.15.2008

Deplorable (Ol pinche vidalo)


.01

Bob Dylan lo hizo de nuevo. Esta vez en el túnel de la minerva. Alcanzado por el auto de un adolescente de 30 años. Trafico. Molestias. Tránsito. Fallas del mismo. Yo ileso. Por llamarlo de alguna manera. Y sí, otra vez iba escuchando a Robert Zimmerman. Usted puede concluir de manera lógica, no lo culpo, que escucho Dylan todo el tiempo, y cada vez que me acontece un siniestro resulta natural que lo vaya escuchando. Sin embargo, no.

El día comenzó con una ventana de messenger de esas que te dejan cuando estas "oflain", cuando andas "unplugged", acústico. De esas que dicen adios. En fin. Seguida por dolor de muelas. Despues dos horas perdido en el centro de tlaquepaque buscando un sitio que no existía. Mucho café, dos litros de agua. Diuréticos. Orina. Vejiga. Trafico. Choque.

Despues tiempo. Orine auxiliado por autoridades dentro del túnel. Acto seguido nos sacaron por av. Hidalgo. Nos pidieron estacionarnos exactamente junto a la terraza del bar donde trabaja la mesera que me rompió el corazón (o lo que había en su lugar ese día). Todo era asquerosamente perfecto. Despues tormenta. Regaño del patrón. Coche al corralon. Oficina. No mesengger. No mas. Casa y cerveza sí. Gata quizá.

Al final, Wal mar, estaba muy cansado para caminar hasta el "mega" (que si es mexa ajua! y está en quiebra (focof). En fin, sixpack, dos equis. Salida de tienda. Tormenta a medio camino. Cervezas mojadas. Detención en cochera, bebida empapada. No cigarros. Puta vida mierda. Al final no estuvo tan mal.

Dios creyendo que era poco, decidió que a mi madre la operan el jueves, necesita sangre. Yo no puedo. Ningun amigo mio puede. Por obvias y diversas razones. Habrá que buscar a alguien. Habría que hacer algo digo yo. Una vez más "sonríe mañana va a ser peor".

.02

Si fue. El martes, todo el día fue de tramites burocraticos. Gente. "gente" . g . e . n . t . e . ¿Cual es el maldito problema? El problema es ese, que todo es un problema, no importa. No tengo nada que decir, fui afortunado, siento que no la pasé tan mal como la demás GENTE. esa cosa, la gente, todos, no se, eran una masa uniforme y escandolosa, atemorizada por otra gente, que respondiera o no te hacía temblar. A pinche pesta esta cosa gubernamental. ¿Cual es de verdad el sentido de tanto papel? ¿Pinche grin pis debería estar ahí viendo como te obligan a llevar kilos y kilos y kilos de papeles repetidos, formas negras sobre plataformas blancas, todas iguales. En el mismo lugar. Juro que no se que hacen con tanto papel. Lo mas hermoso de ahí es la tendencia, sea la estación que sea, la gente usa esos colchones en el pescuezo. Todo mundo, toda la GENTE, los usaba ahí. Una vez más fuera de lugar. Despues al corralón. Despues a mas gente. Y que aqui no esta y largo de pinche aqui.

.03

No hay razón para estar mal. Solo hay dos días de atraso en el trabajo. La presión de un patrón comprensivo imPRESIONANTEmente, la sangre que a mi madre vampira no he podido conseguir, un disco de Bowie en el estereo... y a tiempo. "The stars they look so different today. Can you hear me major tom? Can you hear me major tom?" No existe razón, además de las 89'065,984.6 que son de ley, para sentirse fatigado, nefasto, nauseabundo, vomitivo, macabro, etc. Excepto llegar a la oficina, antes de estacionar el auto, mirar la entrada del estacionamiento, hay un choque, uno parecido al tuyo. Quizá mas fuerte. Si, definitivamente mas fuerte. Ignóralo. A pero no puedes, si es tu compañero de trabajo, el que esta entre el pedazo de lamina sesentero, y el sentra noventero, es decir el era la ERA disco. Ya estoy ahí, esperando que el trafico se detenga y poder pasar a ver si podías ser útil, y es que no siento ya morbo por accidentes automovilístico, nunca he sido fan, creo nunca lo seré. Se acercan otros tres compañeros de trabajo. "Que bueno que vienes, te estabamos buscando necesitamos un criminal que sepa quitar estereos." Hombre equivocado, pero perseverante. Allá iba. Y se me acerca una señora. Describirla no esta en el plan. Muy normal. No guapa, para nada. "¿Con quien vienen?" "Con el de enmedio, es compañero de trabajo." "Ah. Yo vengo a ayudar al de blanco. Creo que no tiene seguro" Lo que no tenía el muchacho era vergüenza, ya había llegado sus amigos y estaban jugando como si nada con el incidente. Lo encontraban divertido. No tenía seguro. Era gordo. Era una persona que parecía mas bien GENTE. Total, no le hice mucho caso a la señora. No pude sacar el estereo tampoco. "Me largo" Ya estaba todo casi arreglado. Entonces caminabamos los compañeros de regreso a la oficina. La señora me llamó. "Ven, Porfavor" Claro, como le ayudo. "Yo tengo una carga de oración por ti"

("Yo tengo una carga de oración por ti?"), ¿era eso como recibir una carta? No sabía que pasaba. Lo entendí al instante, ella iba a ayudar al gordo porque al parecer era el mas necesitado, o por que Dios, le había dicho a la señora que lo hiciera. En fin, seguro el gordo la mando a volar y la señora estaba orando desde la banqueta, eso me dijo. "Si. El señor Jesús me ha dicho que lo estas pasando muy mal. Que algo muy malo estás pasando o te va a pasar." (Señora por favor, nací hace veintiun años y es algo que no podemos remediar a estas alturas) ¿Que aspecto debía yo tener para que la señora me escogiera a mi. Vamos! Pantalón de vestir negro, limpio planchado, muy decente. Camisa a rayas grises verticales, bonita. Zapatos limpios, tienen hoyos si, pero habría que tenerme de rodillas para darse cuenta. Calcetines negros. Peinado. Peinadisimo. ¿Cual era mi apariencia? ¿Que decía, que digo, que hay en mis ojos? Había tanta gente allí, y el Señor Jesús solo se había preocupado por mi. No iba a impedirle a la señora que rezara por mi. Si quería rezar que lo hiciera. Me dio su teléfono, la señora de la Cruz. ¿Ironico cierto? Quizó llegar más lejos, yo solo espero que tenga hijas bonitas. Quizá poco mas.

Así que la proxima vez que este el trafico detenido en alguna de las arterias viales de esta ridiculamente diseñada urbe, es probable que puedan verme por ahí, con mi señora, con su cruz, con la mia, con sueño, y con este aspecto que al parecer es facil de reconocer. De conocer y conocer y conocer y conocer y conoser y conor oberst.

10.06.2008

11.11

Rodrigo sintió una corriente de aire que llevaba la pereza y la debilidad de la mañana. La ventana debía estar abierta si quería seguir fumando. Los lunares en la piel de su espalda descansaban en el suelo cálido del tercer piso del edificio gubernamental destinado para las familias de los militares en los 70's, debajo de la cama de Luisa, fumando, Rodrigo sigue detenidamente las pantorrillas de ella deslizandose hasta la pieza del baño y parar justo frente al lavamanos.

En la habitación de al lado Germán, el único hermano de Luisa, abre su mochila cuidadosamente, saca su cuaderno de matemáticas, el mismo que lleva en la portada a una conductora de televisión vistiendo lencería de imitación de piel de leopardo, y entre sus hojas guarda el disco de pornografía animada oriental que compró ayer con el dinero que tomó de doña Lilí destinado a comprar dos cartulinas, y un pegamento de 150 grs. Su compra concluyó tropezando con Leo el muchacho que le dio una cartulina, un borrador y el disco con el hentai.

Rodrigo sabe que ha estado allí alrededor de doce minutos. Tiene la manía de contar el tiempo conforme pasan las canciones en la radio. "Susan's House", "weary saints", comerciales y ahora escucha algo que dice exactamente así " When nature talks I'm not supposed to hear. I'm not supposed to know, don't I know. We never wore clothes, I let the feeling go." Y horizontal, así como está, se frota el pie izquierdo con el derecho. Guarda la ceniza en su ombligo y vuelve a mirar las pantorrillas rascadas de Luisa. Sonríe con el humo subiendo en sus narices. Con algo de polvo entre sus labios. En ropa interior. Con esa imagen de ella. Triste y clara. Hermosa.

En el cuarto de baño de la planta baja esta doña Lilia juntando del suelo las pastillas que acaba de comprar por catalogo a una tal doña Lupita que hacen que uno baje de peso inmediatamente, que no se deben tomar mas de tres al día. Que no se deben tomar mientras se llora en la bañera de madrugada, con las axila heridas por un temblor al depilarse. ¿Para que fue inventado el laser entonces? ¿Para que entonces tanto regaño? La llave del lavamanos sigue abierta y el agua no parará de caer sino hasta que la ultima de las caras pastillas estén de regreso en su recipiente.

Luisa levanta con ambas manos lo que apenas es un poco de agua para salpicarse la cara. Sabe que va tarde. Siempre es tarde. Por eso no le preocupa. Enciende el foco arriba del espejo frente a ella. Abre los ojos. Más. Más. Hasta que duele. Se mira dentro de ellos. Se talla debajo. Se frota los parpados. El olor a cigarro apagándose. Eso era. Demasiado amarillos. Demasiadas venas. Le parecen redondos y ridículos. Se acerca más. Se pega contra el espejo y después el ruido de metal golpeando contra piedra pulida. Al girar, Rodrigo intentando apagar el cigarro en la plaquita del incienso para ahuyentar mosquitos. Intento malogrado que concluyó en el esparcimiento de cenizas en las lozas del cuarto.

Abajo en el auto Germán sacaba de la bolsa de su madre, de entre las pastillas regadas, una caja de cigarros blancos, largos, tersos. De la caja tomaba uno y lo metía en el estuche de los lapices, adornado con calcamonías de dibujo obscenos y de moda, autos de carreras y mujeres dibujadas con mamas enormes en ropas diminutas.

Dando tumbos intentando desesperada y ridículamente de acomodarse el cabello hecho un completo desastre, llega al final del corredor Doña Lili, apenas toca cuando abre la puerta del cuarto de Luisa. La encuentra junto a su cama, agachada sobre la mesa de noche repleta de velas, con un cerillo en la mano derecha, la esta agitando delicadamente, ya esta apagado. Las velas prendidas. -Vas tardísimo.- Doña Lili inconscientemente esta mirando el humo desvanecerse. -Perdón. Es que no quería que lo olvidaras.- Termína. Luisa la esta mirando con toda la hierba de sus ojos, apenas regada. -¿Olvidar que?-Pregunta Luisa. - Lo bonita que eres.-

Ya había algo de roto en su voz. Ya había algo del agua que goteaba en sus ojos. Ya había que encender el motor. Estaba arriba del coche alejándose sin prestar atención, ni la mas mínima a Germán, que llora. Se ha quemado con el encendedor del automóvil. Lo hace en silencio.

Luisa se agacha en su ropa interior. Le extiende un cigarro a él. Lo pone entre los labios de él. Le sirve de su fuego a él. Le arrastra solo un poco a él, para poder besarle. Le besa. El sigue frotando sus pies uno contra otro. -Tengo frío - dice- ¿Estas llorando?- Ella intenta seguir besandolo, pero Rodrigo se lo impide. -Ya puedes salir bobo.- Y lo aprieta con mas fuerza, con más determinación. Ambos saben que ya es tarde. Por eso no les preocupa.

10.01.2008

De entre los dedos de Hellen

" And sometimes when the night is slow,
The wretched and the meek,
We gather up our hearts and go,
A Thousand Kisses Deep."

-Pura Basura.
-Todo el mundo resulta honesto eventualmente.
-¿Me odias por ser una adicta?
-Eventualmente.
-Pasemos a lo siguiente.
-¿Es esa tu metafora para llevar hombres a la cama?
-No, eso sería un plagio.
-Entonces sugieres que nos movamos.
-Eventualmente.


Dios creó un montón de cosas en el universo. Se rumora incluso, que fue Él quien creó el universo. Pero no fue precisamente Él quien creó las galerías de arte, ni las llamó ridiculamente, ni las llenó de gente pretenciosa y hedionda. Pero si fue Dios, el mismo que le dijo a Abraham que matara a Goliat con una Harley Davidson, el que creó a las dos criaturas insignificantes que se pasean distraidamente por la sala de la exposición de arte moderno cerca de las 21.36 hrs. nunca mirandose a los ojos.

" O we will know, won't we?
The stars will explode in the sky
O but they don't, do they?
Stars have their moment and then they die"

Están las malas semillas. Estan él y ella. Y caminan ahora despacio. El de la voz apagada él. Lleva el nombre de un angel, y atiende cuando se le llama "Dany". Algo que carga desde pequeño.

Ella se llama Hellen y su nombre apenas le hace justicia. Nadie sabrá jamas de que horfanato dantesco salió. Nadie estará el día que se rinda ante un hospital en un país tercermundista. Nadie que pueda pronunciar su nombre. Ella es el tipo de persona que acepta que esta en una exposición de arte moderno, y cuando lo dice entrecomilla, quizá demasiado, unicamente por el deleite del subsidio de vino sin costo y la diversión que puede otorgar un montón de gente intentando ser minisculamente interesante ante los vacíos emocionales particulares de una existencia en masa. Él no lo dirá jamas. No al menos esta noche. No a menos que se bebiera todo el vino y su subconciente se masificara en saliba dentro de su boca.

Ambos sonriendo, se convencen de que es una pequeña coincidencia. La misma sed, la misma hora, el mismo maldito lugar.

-Me parece un tanto torcido.
-No recuerdo la última vez que algo no te pareció torcido.
-Hace dos años que no nos vemos Dany ¿Como te atreves?
-¿A que disculpa?
-A hacer una aseveración de ese tipo.
-Eres una fatalista. Noe no duraría en construir un arca si te viera caminando por ahí con una vaso de agua.
-Perdoname. Pero ERA una fatalista. La gente cambia.
-Tu no crees en el perdon. Y la gente no cambia solo se convierte más en lo que en relidad es.
-¿Que eres tu?
-Un cuadro torcido ¿No te parece un poco torcido?
-Para ser sincera. Me pareces un Dany.
-¿Un tanto torcido?
-Un Dany dije.
-Conservas el buen juicio.
-Es que no he cambiado.
-Podría ser peor.

El olor familiar de dos perros de la calle. De dos aves atravesadas por particulas de plomo. De carne quemandose. Tanto cielo. ¡Santo cielo! Tanto, pero tantisimo cielo. Y las dos heridas tropezando una con otra. Admiro la flexibilidad de una conciencia que se aferra a doblarse para no tirarse al suelo en una carcajada nada mas de escuchar. El encuentro casual. ¿Que lenguaje atrofiado inventó aquello? ¿Que mente engañosa y mezquina?

"When I think more than I want to think,
do things I never should do.
I drink much more than I outta drink.
Cause it brings me back you."


El aire es denso. El ambiente no. El ambiente solo es pesado, hilarante, pretencioso, idiota. Si esos fueran otros tiempos. Con las mismas cnaciones. Menos vino. Mas risas. Mas caidas y risas despues de las caidas. Mas adolescencia. Menos diplomacia. Si ellos fueran los que ya no son. Pero entonces los que fueron no valdrían lo que hoy valen. Cuanto se les extraña, pero nadie quiere que regresen en realidad. Por eso nadie toma en serio las maquinas del tiempo. Nadie es tan idiota. Hay incluso imbeciles inventando que no recuerdan, como si no tomaran día con día las pildoras de los sueños por realizar, que se pasan con el agua sucia de los recuerdos gratos e ingratos.

-...por último quiero agradecer a todos ustedes por estar aqui. Porque todo el trabajo que lleva cada una de estas obras no tendría valor de no ser por su gusto delicado.- agradece el artista y hace una pequeña pausa para el bitoreo.

-Obras. No me quedo claro si son "de arte" o "de plano maestras".- dicho esto en voz baja ella sonrie y levanta su copa a manera de brindis. Daniel se encoje de hombros y se termina su bebida de un trago.

-Bueno entonces si no queda ninguna duda al respecto, pues declaro inaugurada esta exposición.-

-Yo si. Disculpa ¿Te vas a callar algún día?- Ella creía murmurar, auque en realidad no le importaba no hacerlo. El artista cortaba por ahí un ridiculo listón color pastel, pero antes de que eso sucediera Daniel y Hellen ya estaban en la barra robando un par de tragos.

-Entonces ¿Vas a regresar al lugar de donde saliste?
-¿A donde?
-¿Como voy yo a saberlo? No te he visto en tanto tiempo. Y el utero de tu madre no es una opción.
-Pero el de la tuya si.
-Nunca dejaras de ser un imbecil.
-¿Uno muy apuesto?
-Uno muy imbecil.
-Que raro. Siempre creí que era apuesto.
-Pues apuesto a que no.
-Nunca dejarás de no ser graciosa.
-Ya veras.
-¿Y tu novio?
-Muerto.
-¿Muerto? ¿Que tan muerto?
-Muerto como tu sentido del humor.
-Vaya. Entiendo la metafora. Solo tienes novio cuando estas muy ebria.
-O cuando necesito uno para llevar a la cama a alguna adolescente borracha.
-Lesbiana.

"I'm not much to look at. I'm nothing to see. I'm glad I'm living on a dime"

Ella toma su trago de un solo jalón. Y apenas ha soltado la copa vacia, ya esta bebiendo de la recien servida.

-¿No crees que vas demasiado aprisa?
-No me gusta perder mi tiempo.
-¿Y porque no te amarras un colchón a la espalda?
-Mi colchón tiene pulgas.
-¿Por tu gato? ¿Como esta tu gato?
-Muerto ¿Vas a preguntar que tan muerto?
-Ya no. Ahora solo diré que si.
-Muerto como mi sentido del amor.
-Poetico. ¿Lo puedo poner en una servilleta, ponerle un marco y venderlo?
-Poedes escribirlo en un cuadrito de papel higienico y limpiarte el trasero con él.
-¿En una hojita parroquial?
-¿Te limpias el trasero con una hojita parroquial? !Por Dios Santo¡
-Tu no crees en Dios y nunca te ha gustado la lucha libre.
-Y pensar que yo te hacía muerto.
-¿Hablas en serio?
-Hablaba con tu sentido del humor.

"cause you can never really tell when somebody wants something you want too"

-Te digo que este vino no sabe a nada.
-No me lo habías dicho.
-Te digo que este vino no sabe a nada. ¿Feliz?
-Feliz. Yo no quiero ser feliz. Ni tu tampoco.
-Tu no sabes nada. Aún así quiero escuchar eso.
-Compra mi audiolibro entonces.
-¿Tienes un audiolibro?
-¿Tienes problemas de sordera?
-No lo sabía.
-No me extraña. Porque no tengo un audiolibro.
-Ya sabía.
-Esa no era dificil.
-No. Me refiero, ya se que tu no quieres ser feliz.
-A ¿si? ¿Como lo sabes Tyler Durden?
-Te fuiste. Yo lo intenté.
-De que hablas exactamente.
-Quize hacerte feliz. Podrías ser feliz conmigo. Prefieres no.

" don't think of what we can't be,
i know what you need and you know that you like it
the name you were born with your soul on your sleeve
let me believe in something"

Ella quitó su mano suavemente de la parte de atras de la cabeza de él. Sus labios se despegaron dejando un hilo de alcohol. Las babas de mil doscientos angeles se condensaron en los ojos de él. El humo de ochoscientos cuchillos de cocina se deslizó de entre los dedos de ella. La galería hacía rato se había vaciado. Ninguno de ellos recuerda haber caminado hasta la calle. Ninguno recuerda haber robado la botella de la que beben. Primero ella, sujetandola del cuello. Despues el, pensando en los labios antesesores. El humo. La llovizna. Sus ojos unos dentro de otros. La casualidad incausada. Dios. La hojita parroquial. La musica que viene ahora del interior de cada uno. Aquel beso sinrazón.

-¿Sabes?
-¿Que cosa exactamente?
-Ya no te amo mas.
-Lo se.
-¿Y tu?
-Yo si. Pero debe ser carga de consciencia.
-Se que quiero amanecer viejo a tu lado. Pero el no querer envejecer contigo. Eso no es amor.
-Nunca debí dejarte ir.
-Nunca debí mentir.
-Quizá si hubiera preguntado
-Ya es tarde.
-No te estoy pidiendo disculpas
-Hablaba de la hora.
-¿Que hora es? Lo lamento. ¿Vienes?
-Supongo que no. Ya no mas.
-Echaré insecticida.
-Podría amanecer muerto.
-O podrías no.
-Largo, estas ebría.
-Tu también.
-Mala suerte y mala idea son cosas distintas.
-Sea como sea, nos volveremos a ver.
-Eso sería mala suerte.
-La proxima vez te mato.
-Espero estar dormido, la proxima vez.

Ya estaban demasiado lejos para escuchar. Demasiado ciegos para mirar. Demasiado ebrios para caminar. Demasiado amor para ser verdad.

"you breathe in slowly
and let you hold me
i loved you so many times
when you were next to me
you weren't here in the place
i wanted you to see."

-¿Sabes? Ya no mas.