10.15.2008

Deplorable (Ol pinche vidalo)


.01

Bob Dylan lo hizo de nuevo. Esta vez en el túnel de la minerva. Alcanzado por el auto de un adolescente de 30 años. Trafico. Molestias. Tránsito. Fallas del mismo. Yo ileso. Por llamarlo de alguna manera. Y sí, otra vez iba escuchando a Robert Zimmerman. Usted puede concluir de manera lógica, no lo culpo, que escucho Dylan todo el tiempo, y cada vez que me acontece un siniestro resulta natural que lo vaya escuchando. Sin embargo, no.

El día comenzó con una ventana de messenger de esas que te dejan cuando estas "oflain", cuando andas "unplugged", acústico. De esas que dicen adios. En fin. Seguida por dolor de muelas. Despues dos horas perdido en el centro de tlaquepaque buscando un sitio que no existía. Mucho café, dos litros de agua. Diuréticos. Orina. Vejiga. Trafico. Choque.

Despues tiempo. Orine auxiliado por autoridades dentro del túnel. Acto seguido nos sacaron por av. Hidalgo. Nos pidieron estacionarnos exactamente junto a la terraza del bar donde trabaja la mesera que me rompió el corazón (o lo que había en su lugar ese día). Todo era asquerosamente perfecto. Despues tormenta. Regaño del patrón. Coche al corralon. Oficina. No mesengger. No mas. Casa y cerveza sí. Gata quizá.

Al final, Wal mar, estaba muy cansado para caminar hasta el "mega" (que si es mexa ajua! y está en quiebra (focof). En fin, sixpack, dos equis. Salida de tienda. Tormenta a medio camino. Cervezas mojadas. Detención en cochera, bebida empapada. No cigarros. Puta vida mierda. Al final no estuvo tan mal.

Dios creyendo que era poco, decidió que a mi madre la operan el jueves, necesita sangre. Yo no puedo. Ningun amigo mio puede. Por obvias y diversas razones. Habrá que buscar a alguien. Habría que hacer algo digo yo. Una vez más "sonríe mañana va a ser peor".

.02

Si fue. El martes, todo el día fue de tramites burocraticos. Gente. "gente" . g . e . n . t . e . ¿Cual es el maldito problema? El problema es ese, que todo es un problema, no importa. No tengo nada que decir, fui afortunado, siento que no la pasé tan mal como la demás GENTE. esa cosa, la gente, todos, no se, eran una masa uniforme y escandolosa, atemorizada por otra gente, que respondiera o no te hacía temblar. A pinche pesta esta cosa gubernamental. ¿Cual es de verdad el sentido de tanto papel? ¿Pinche grin pis debería estar ahí viendo como te obligan a llevar kilos y kilos y kilos de papeles repetidos, formas negras sobre plataformas blancas, todas iguales. En el mismo lugar. Juro que no se que hacen con tanto papel. Lo mas hermoso de ahí es la tendencia, sea la estación que sea, la gente usa esos colchones en el pescuezo. Todo mundo, toda la GENTE, los usaba ahí. Una vez más fuera de lugar. Despues al corralón. Despues a mas gente. Y que aqui no esta y largo de pinche aqui.

.03

No hay razón para estar mal. Solo hay dos días de atraso en el trabajo. La presión de un patrón comprensivo imPRESIONANTEmente, la sangre que a mi madre vampira no he podido conseguir, un disco de Bowie en el estereo... y a tiempo. "The stars they look so different today. Can you hear me major tom? Can you hear me major tom?" No existe razón, además de las 89'065,984.6 que son de ley, para sentirse fatigado, nefasto, nauseabundo, vomitivo, macabro, etc. Excepto llegar a la oficina, antes de estacionar el auto, mirar la entrada del estacionamiento, hay un choque, uno parecido al tuyo. Quizá mas fuerte. Si, definitivamente mas fuerte. Ignóralo. A pero no puedes, si es tu compañero de trabajo, el que esta entre el pedazo de lamina sesentero, y el sentra noventero, es decir el era la ERA disco. Ya estoy ahí, esperando que el trafico se detenga y poder pasar a ver si podías ser útil, y es que no siento ya morbo por accidentes automovilístico, nunca he sido fan, creo nunca lo seré. Se acercan otros tres compañeros de trabajo. "Que bueno que vienes, te estabamos buscando necesitamos un criminal que sepa quitar estereos." Hombre equivocado, pero perseverante. Allá iba. Y se me acerca una señora. Describirla no esta en el plan. Muy normal. No guapa, para nada. "¿Con quien vienen?" "Con el de enmedio, es compañero de trabajo." "Ah. Yo vengo a ayudar al de blanco. Creo que no tiene seguro" Lo que no tenía el muchacho era vergüenza, ya había llegado sus amigos y estaban jugando como si nada con el incidente. Lo encontraban divertido. No tenía seguro. Era gordo. Era una persona que parecía mas bien GENTE. Total, no le hice mucho caso a la señora. No pude sacar el estereo tampoco. "Me largo" Ya estaba todo casi arreglado. Entonces caminabamos los compañeros de regreso a la oficina. La señora me llamó. "Ven, Porfavor" Claro, como le ayudo. "Yo tengo una carga de oración por ti"

("Yo tengo una carga de oración por ti?"), ¿era eso como recibir una carta? No sabía que pasaba. Lo entendí al instante, ella iba a ayudar al gordo porque al parecer era el mas necesitado, o por que Dios, le había dicho a la señora que lo hiciera. En fin, seguro el gordo la mando a volar y la señora estaba orando desde la banqueta, eso me dijo. "Si. El señor Jesús me ha dicho que lo estas pasando muy mal. Que algo muy malo estás pasando o te va a pasar." (Señora por favor, nací hace veintiun años y es algo que no podemos remediar a estas alturas) ¿Que aspecto debía yo tener para que la señora me escogiera a mi. Vamos! Pantalón de vestir negro, limpio planchado, muy decente. Camisa a rayas grises verticales, bonita. Zapatos limpios, tienen hoyos si, pero habría que tenerme de rodillas para darse cuenta. Calcetines negros. Peinado. Peinadisimo. ¿Cual era mi apariencia? ¿Que decía, que digo, que hay en mis ojos? Había tanta gente allí, y el Señor Jesús solo se había preocupado por mi. No iba a impedirle a la señora que rezara por mi. Si quería rezar que lo hiciera. Me dio su teléfono, la señora de la Cruz. ¿Ironico cierto? Quizó llegar más lejos, yo solo espero que tenga hijas bonitas. Quizá poco mas.

Así que la proxima vez que este el trafico detenido en alguna de las arterias viales de esta ridiculamente diseñada urbe, es probable que puedan verme por ahí, con mi señora, con su cruz, con la mia, con sueño, y con este aspecto que al parecer es facil de reconocer. De conocer y conocer y conocer y conocer y conoser y conor oberst.

1 comentario:

MIRCEA BARBU dijo...

Sí: siempre hay demasiada gente. Demasiado humo y demasiado cemento. Acabaremos, claro está, siendo viejos iracundos pero felices; viviendo en una casa de campo, aislada; con perros rabiosos y un rifle cargado, por si algún burócrata viene molestar.