12.24.2008

Los peores deseos.


Escuchando Ring them bells en la versión del Señor Sufjan Stevens es como hago este post.
Porque alguien dijo que estas eran épocas de reflexión, y otro alguien de esos le compró la idea y una tarjeta de navidad junto a una caja de chocolates.
La cosa es que no por ser navidad deja de morir gente o de gritarse los maridos, o se vuelven sobrios y recatados los alcoholicos, ni descansan las prostitutas. La migraña no conoce de festividades religiosas. Mazel Tov!
Yo no voy a juzgar a nadie. No soy quien. No sabria decir si lo que haces tu, lo que hace usted, lo que hace aquel está mal. Sabría decir solamente si me duele. Y algunas cosas me duelen, si. No me duele en absoluto, y perdón que hable de esta manera, pero NO, no me duele que maten focas en el norte con un bat de beisbol, haciendo de dicha actividad un deporte, una liga. No, perdón. No me duele. Ya le duele a mucha gente. Las focas no necesitan mi dolor.
Pero hay quien si. Esa es la manera en que este sistema digestivo al que llamamos sociedad funciona. A base de pura necesidad, conveniencia y el siempre sobrevalorado favor. Se que sueno mal, que si me detuviera a escucharme un poco habría de arrepentirme, pero no lo voy a hacer. Yo solo estoy tejiendo. Un sueter para mi abuela difunta.
Yo solo quiero agradecer los presentes. A los presentes. Porque es lo unico que yo tengo, y que no quiero perder. Porque la gente dice que hay que agradecer a Dios por lo que tenemos. Bueno yo no. Yo le agradezco a Dios por lo que no tengo, por lo que me falta, por el agua caliente, por la vergüenza. Por que así puedo desear.
Si, si soy de los que niegan que el hombre viva de ilusiones. Porque alguna vez si lo dije. Pero ya no. Porque las ilusiones no pudieron quitarme el hambre nunca. Y puede usted decir que yo estoy muerto ya. Y puede que no se equivoque. Pero nos queda el deseo. No digo que el amor no exista. Existe el amor como no, como un tenedor doblado, como un azulejo en el baño, como una cumbia saliendo por la ventana de algún bar. No voy a discutir, no estoy convenciendo a nadie. Solo estoy reflexionando, y no muy bien, porque me duelen las rodillas, ellas tampoco conocen de Holllidays.
Existe el amor, como los amigos, como puedo asegurar que si existera un Dios sería una caja de cigarros, o una taza de café, pero no, no lo se, no puedo decir como es Dios, se decir que es bueno, que me cae bien, y que hacemos lo que podemos para llevarnos bien, que queremos ser amigos.
Y es a eso solamente y no a otra maldita cosa a lo que me refiero cuando hablo de amor, los amigos, que son idiotas y borrachos, majaderos, insolentes, y amigos. Mi madre es violadora, es luchadora, es asesina, y la amo, es mi madre. Y podría no ser ni luchadora, no ser rusa, no levantar pesas y la amaría de cualquier modo.
Y Mircea habla del amor como una debilidad mental, y tiene razón, eso creo. Creo que entiendo lo que quiere decir, el enamoramiento, y es especifico, el amor holliwood, él sabe explicarlo mejor sin lugar a dudas. Pero creo.
Vaya si creo.
Porque creo en lo que no cotiza en bolsa, en la poesía, no creo en los poetas, y no creo en los poemas, creo en la poesía como una licuadora, como un quitagrapas. Creo en la musica, creo en la canción, en el presente que este genera, porque eso es todo lo que queda despues de todo. Creo en el libro, en la palabra, creo en el hambre, en la resaca, en los santos que se esconden detras de las agujetas de cada zapato. Creo en la divinidad de las teclas del telefono, creo que todo funciona bien, y que siempre ha funcionado mal.
Porque la gente siempre quiere ser mejor, porque es lo que una sociedad competitiva (vaya mierda la competividad) te exige, andar prostituyendo aquello que te hace unico en el maldito planeta, la individualidad, la manera de ser TU nada mas. Solo porque hay que ser mejor, tener el mejor coche, tomar el mejor vino, comer la mejor comida. Puedo estar equivocado otra vez, pero no entiendo ser mejor, con nada que tenga que ver con eso. Volvemos a confundir calidad de vida con cantidad de compra.
Ser el mejor, ¿Porque? ¿Quien eres? ¿Quien te crees? Yo no soy nada, no soy el mejor en nada, y no tengo un gran problema con eso. El mundo parece si tenerlo, siempre queriendo convencerte. Tu puedes ser mejor. Tu puedes comprarme mas. Gana mas, para que compres mas. Yo no soy el mejor empleado, pero no quiero serlo, quiero ser el empleado que hace su trabajo, que cumple con su empleo. Y no me quejo, porque nunca he tenido nada y nada es lo que hay para perder. Entonces puedes hacer lo que quieras. Porque nada es todo, cuando nada necesitas. Y alla esta la gente preocupada por compararse con el otro que tiene algo mejor, y se esfuerza en opacar al otro.
Por que hoy día, la otredad es lo unico que a la gente le gusta opaco. Que mi coche brille, como mis dientes, como mis platos, como mi par de zapatos, como mis ojos, como mi piel. Que todo brille. ¿Que tiene el brillo?¿Porque una vez mas intentando vender y comprar sinrazones?
Mejores, y sin comparación. Saberse el mejor no porque los otros sean peores, sino porque los otros no son tu. Solo hay un TU en este jodido lugar. Y por eso solo puedes ser mejor en cuanto a ti mismo, no por los otros. En cuanto a que SI, si quiero ser mejor, pero solo conforme a ser un mejor amigo, un mejor hijo, un mejor borracho, un mejor idiota. Eso, yo. Idiota.
A lo que voy es que estar aqui leyendo, escribiendo, tomando, respirando, moviendo la pierna izquierda freneticamente, observando, deteniendote.
Eso es lo que hay, y lo que va a haber para siempre, y que tampoco nunca existe, porque se acaba, como la felicidad. Porque estoy encontra de que la gente quiera convencer a la otra gente de ser feliz. Porque se acaba. Porque existe. Paz.
Paz. Eso si que quedará, pero no aqui dicen, y yo creo. No en esta vida. No en esta navidad. Paz. Algo que no conocemos, que probablemente no queremos, porque de querer podríamos.
El ser humano ha podido todo ya. Menos paz. Y es porque no quiere.
Yo solo quiero agradecer y no molestar. Agradecer a la gente que lee esto y a la que no lo lee, porque tampoco hace falta. Y no molestar. Así.
Que no se cumplan sus deseos. Que no se desengañen nunca. Que beban como si no hubiera mañana, porque probablemente no haya. Que lloren. Que tengan con quien llorar. Que escuchen la canción mas provocadora del mundo. Que este presente no exista, porque ya desapareció.
Desaprovechen su tiempo. Un balazo en un abrazo.
Feliz Maldita Navidad.

12.23.2008

I wont blame you, if you do

Life aint easy for a boy named Sue.

12.22.2008

Rainbirds

Había un piano.

Una luz torpe.
Y el sonido de los hielos chocando histericos entre ellos, en un vaso desechable.

"Cuando escuchas al señor Waits, no hay señor Cohen que te salve"

11.25.2008

Una aguja. Un pajar.

-Es que habla mal de ti.
-Ah.
-¿Como "ah"? ¿Es todo lo que tienes que decir?
-Pues si.
-Pero pareciera que no estas haciendo nada nunca.
-Pues se equivocan. Tu lo sabes.
-Si, y sin embargo, parece que no te importa.
-Pues no.
-Fuera de mi oficina.
-O.K.

Él siempre llevaba las manos en los bolsillos del pantalón. A todo el mundo parecía molestarle aquello. ¿Que tenía de malo? ¿Que querían que les dijera? Ellos no tienen una sola razón para ser así de molestos y sin embargo, quieren que a los diecisiete años el muchacho tenga una para hacer algo tan común como llevar las manos en el pantalón. Que mas daba entonces, ya estaba camino a casa.

Siempre camino a casa, a alguna casa. Llevaba ese aspecto de siempre, de muchacho tímido y seguro. Con esa ansiedad, ese querer estar siempre en otro lado. Por eso nunca se detenía, si llegaba a alguna esquina en la que no fuera posible cruzar, caminaba un poco a la otra acera, o doblaba para agarrar otra calle. Estar detenido no era algo que el hiciera bien, siempre con las manos en los bolsillos.

Llegó al parque, y ahi estaba ella, sentada, leyendo, adorable. Él nunca había prestado atención, pero ella siempre sonreía. Siempre estaba ahí hasta que se iba la luz. El seguía con ese paso calmado, constante hasta estar a un par de metros de la banca donde se sentaba ella. Se puso de pie y le obstruyo completamente el paso por la acera.

Él quiso moverse a la derecha. Pero ella lo hizo también. Le estaba haciendo tremendo frente con una sonrisa delicada y hermosa como el aullido de un lobo en medio de un tienda departamental. El se movió a la derecha. Ella también.

-Disculpa.-dijo ella.
-¿Perdon?- Y sacó las manos de los bolsillos para quitarse uno de los audifonos.
-Hola.-Ella saludó.
-¿Hola?- Sus manos habían vuelto a su sitio habitual.
-Si. Hola. Lo usamos en esta cultura como un saludo.-
-¿En serio? - Ella sonrió una vez mas.
-Te acompaño.-
-No tienes idea a donde voy.
-Por supuesto que si. A ningún lado en especial.
-Eso no tiene sentido.
-Ni tu tampoco.
-¿Que es lo que quieres?-
-Lo mismo que todos.-
-Yo solo quiero que me dejen en paz.
-Eso es lo que todos decimos.

Se quedaron ahí viéndose. Él no entendía una sola cosa de aquel ser humano que tenía enfrente suyo, que no le dejaba seguir. Que le molestaba. Que le hacía sentir tan bien.

-¿Entonces?
-Entonces, no se que es lo que quieres de mi. Mucho menos si te lo puedo dar.
-Seguro que si.
-Pareces extraña.
-Eso he escuchado. ¿Porque llevas las manos siempre en los bolsillos?
-Porque ahí están bien, es un buen lugar para estar.
-¿Hablas en serio?
-Por supuesto.
-Pues no te creo.

Y ella llevo su mano derecha, delgada y torpe hasta la bolsa izquierda de su pantalón. El mundo se tambaleo por un rato y dejo de escuchar, para solo sentir, y sentir. Cuando él volvió ellos ya caminaban, por la misma acera de todos los días. Él tenía tres manos en los bolsillos y la extraña sensación de que daban vueltas en circulos desde hacía ya miles de años.

-¿Sabes? Todo esto es nuevo para mi.
-Esto debería ser nuevo para todos.

Caminaron a ningún lugar en especial, y fueron infelices para siempre.

we have the music

you told me again you preferred handsome men

but for me you would make an exception

Tea and Oranges


And just when you mean to tell her
That you have no love to give her
Then she gets you on her wavelength
And she lets the river answer


And Jesus was a sailor
When he walked upon the water
And he spent a long time watching
From his lonely wooden tower
And when he knew for certain
Only drowning men could see him

11.19.2008

Лебединое Озеро vs The Nutcracker


Yo estaba pensando en una canción de Lee Hazlewood cuando el profesor me pidió atención.

Fije mis ojos en él.

Él asintió con la cabeza y siguió.

-Por último quiero contarles una historia.- dijo con una sonrisa que se asomaba debajo de su bigote de Nietzche.

Aquello se ponía aburridisimo y saque de mi chaqueta, un botellín de metal medio vacía de whisky, le di un buen sorbo y me rasque la cara.

Yo no podía volver a salir al baño a fumarme otro cigarro, acababa de volver de ahí.

Así que resignado lo escuché.

-Hubo una vez, en un jardín de niños, un grupo que para festejar a sus padres decidieron llevar acabo una obra teatral, un musical para ser exactos. Uno de Tchaikovsky.-

Yo solté tremenda carcajada.

-De que se ríe compañero?-

-De nada profesor, es que falta ser sopencos.-

-Compañero déjeme terminar quiere?.

Yo no quería sin embargo esta vez fui yo quien meneo toda su cabeza para ahorrarme el si, y dar paso a un trago más de mi pachita.

Mire sonriendo a mi arlededor, pero todos parecían prestar mucha atención. La gente que presta mucha atención nunca presta mucho dinero.

Él siguió.

-Se prepararon un par de meses.- "Yo me hubiera preparado un par de tragos" pensé "pero aquellos niños eran unos ineptos". - y cuando por fin llego la fecha, todo salio mal.-

Algo dentro de mi se movió, dio vuelta a la izquierda, giro en espiral, golpeó todas las paredes de mi caja torácica y salio por mi boca. Una escandalosa risa que pude contener segundos después que lleve ambas manos a mi boca.

El profesor me miro por encima de sus anteojos cuadrados, eran los anteojos mas cuadrados que había visto yo, soltó tanto aire por la nariz que parecía que su bigote iba a salir disparado a ahogar a algún compañero, pero eso no sucedió. Sin embargo el continuó.

-Cuando terminado su fallido intento de llevar a cabo tan difícil tarea, les preguntaron porqué lo habían hecho. ¿Saben lo que respondieron los niños?-

Inmediatamente el prof. me miro, pero no para que respondiera, sino para que no lo hiciera. Yo ya tenía una respuesta. Ellos habrían respondido "Porque somos lindos e imbéciles, y se nos perdonará cualquier cosa que hagamos, somos como mujeres. O peor, somos como italianos." Pero no.

Nadie respondió y era eso exactamente lo que el profesor quería. Así, satisfecho respondió él mismo.

-Porque no sabíamos que no podíamos.-

Que barbaridad, que sarta de cosas decía el señor. Pero algo había de verdad. Para ser sincero mucho había de verdad en aquello. Después de pensarlo un poco me di cuenta de cuan bonito era pensar así. Sonreí y le di otro trago al botellín, que estaba casi vació ya. Que feliz era ahora.

Concluyó el profesor:

-Por eso, citando al viejo y sensual David Bowie, "hagan todo para que parezca improbable"- yo sonreí aún mas, sobre todo porque a dos bancos de mi vi a una compañera que tenía cara de no saber lo que significaba la palabra "sensual", me pareció muy simpático. - y ahora que se gradúan de tercer grado de kinder, este jardín de niños "Nunca de los nunca, jamas de los jamases" espera lo imposible de ustedes. Pueden irse.

Yo termine de anotar la frase en la palma de mi mano.

Termine también con el whisky de mi botellín y mire a mi alrededor.

Mis compañeros seguían ahí tratando de entender, el profesor ya había salido.

Uno de ellos se picaba la nariz.

11.18.2008

Come over to the window, my little darling.

For now I need your hidden love
Im cold as a new razor blade

You left when I told you I was curious
I never said that I was brave.

11.11.2008

Clouds in Hell


¿Porque no te vas al infierno?
De donde saliste.
Donde prometiste que me ibas a llevar.
Contigo para ser feliz.

Caminando, un pie seguido de otro.
Tropecé con un niño que miraba al cielo preguntándose si habría nubes en el infierno.
Me pareció irresponsable y se lo hice saber.
Me hizo entender que él no sabía nada. Y nada me hizo saber.
Pero supuse que estaba escuchando. Comencé a explicar, como quien de verdad sabe, que en el infierno muy probablemente habría estaciones de gas, pozos petroleros, desempleo, ácaros de polvo, burócratas del IMSS, jugadores de fútbol, actrices de telenovela, y que después de un rato de verían cuan cómodo lugar es para existir, e inventarían las divisiones políticas, la cultura, la civilización, las armas, la moneda, la locura, el estándar e inventarían Vietnam, el Congo, el canal. Y con seguridad no faltaría el chiquillo insolente que por pensar tonterías me haría tropezar inútilmente.
Le pedí como un amable favor que pusiera los pies en la tierra.
Me miro. Me preguntó que venía pensando.
Lo mire. Le respondí que pensaba en sí estaría bien preguntarle si tenía un cerillo para encender mi cigarro.
Sacó un encendedor largo y negro, lo estiró.
Fume.
Una nube espesa y tosca salió de mi boca.
Nos quedamos ahí mirando como subía al cielo.

11.05.2008

Cajita feliz.

Él trabajaba en una transnacional de comida rápida.
Ella también.
Él era el gerente del turno de la tarde.
Ella era la conserje y era su madre.
Un día ella asistió al funeral de su marido.
Un día él tuvo que despedirla.

11.03.2008

Here on the ground I lie

i cannot hear a sound as i die

it may be true that i lied


broke a promise that i tried
but my heart no longer beats

10.31.2008

Ensayo sobre la verdura

Entiendo porque uno no puede ir comiendo una hamburguesa por la calle mientras camina.

Hay muchos ciegos en las esquinas que se te quedan viendo.

10.27.2008

Estoy seguro que había un titulo.


Eran balas de algodón.
Nadie las escuchó precipitarse contra los cuerpos desnudos y tiesos.
El mundo estaba muy ocupado hablando de sus nuevas monedas.
De sus nuevos problemas, que no existen aún, o peor si quieren, que han existido siempre.
Balas en manos de niños.
Niños en manos de hombres.
Hombres sin manos, ni hermanos.
Manos sin hombres que hagan, que piensen, que rían, que se quejen.
Que se mueran.
Que me muera yo.
Que te mueras tu más que yo.
Y ella.
Su sentido de colectividad.
Mi insensible, siempre ebria, hilaridad.
La ira.
La hora.
La era.
La fue.
La fé.
Y ella.
Un poco más.
De beber es de lo que hablo.
Del deber he dicho.
De entender y defender los entendidos.
De ofender a los que lo merecen.
Y los que sobren ignorarlos.
Como la vanagloria.
Como toda gloria.
Como golosina.
Comatoso.
Coma toso.
, cof!
es de relieve.
Como irrelevante.
Ceno irreverente esta noche.
Mañana el desayuno lo es el dolor de cabeza, un par de pastillas rojas y un café con hielos.

Guerrilla


Esto te va a volar la cabeza.

¿No lo hizo?

Es que no lo no escuchaste bien. Ahí va de nuevo.

¿Nada?

Estamos jodidos.

10.15.2008

Deplorable (Ol pinche vidalo)


.01

Bob Dylan lo hizo de nuevo. Esta vez en el túnel de la minerva. Alcanzado por el auto de un adolescente de 30 años. Trafico. Molestias. Tránsito. Fallas del mismo. Yo ileso. Por llamarlo de alguna manera. Y sí, otra vez iba escuchando a Robert Zimmerman. Usted puede concluir de manera lógica, no lo culpo, que escucho Dylan todo el tiempo, y cada vez que me acontece un siniestro resulta natural que lo vaya escuchando. Sin embargo, no.

El día comenzó con una ventana de messenger de esas que te dejan cuando estas "oflain", cuando andas "unplugged", acústico. De esas que dicen adios. En fin. Seguida por dolor de muelas. Despues dos horas perdido en el centro de tlaquepaque buscando un sitio que no existía. Mucho café, dos litros de agua. Diuréticos. Orina. Vejiga. Trafico. Choque.

Despues tiempo. Orine auxiliado por autoridades dentro del túnel. Acto seguido nos sacaron por av. Hidalgo. Nos pidieron estacionarnos exactamente junto a la terraza del bar donde trabaja la mesera que me rompió el corazón (o lo que había en su lugar ese día). Todo era asquerosamente perfecto. Despues tormenta. Regaño del patrón. Coche al corralon. Oficina. No mesengger. No mas. Casa y cerveza sí. Gata quizá.

Al final, Wal mar, estaba muy cansado para caminar hasta el "mega" (que si es mexa ajua! y está en quiebra (focof). En fin, sixpack, dos equis. Salida de tienda. Tormenta a medio camino. Cervezas mojadas. Detención en cochera, bebida empapada. No cigarros. Puta vida mierda. Al final no estuvo tan mal.

Dios creyendo que era poco, decidió que a mi madre la operan el jueves, necesita sangre. Yo no puedo. Ningun amigo mio puede. Por obvias y diversas razones. Habrá que buscar a alguien. Habría que hacer algo digo yo. Una vez más "sonríe mañana va a ser peor".

.02

Si fue. El martes, todo el día fue de tramites burocraticos. Gente. "gente" . g . e . n . t . e . ¿Cual es el maldito problema? El problema es ese, que todo es un problema, no importa. No tengo nada que decir, fui afortunado, siento que no la pasé tan mal como la demás GENTE. esa cosa, la gente, todos, no se, eran una masa uniforme y escandolosa, atemorizada por otra gente, que respondiera o no te hacía temblar. A pinche pesta esta cosa gubernamental. ¿Cual es de verdad el sentido de tanto papel? ¿Pinche grin pis debería estar ahí viendo como te obligan a llevar kilos y kilos y kilos de papeles repetidos, formas negras sobre plataformas blancas, todas iguales. En el mismo lugar. Juro que no se que hacen con tanto papel. Lo mas hermoso de ahí es la tendencia, sea la estación que sea, la gente usa esos colchones en el pescuezo. Todo mundo, toda la GENTE, los usaba ahí. Una vez más fuera de lugar. Despues al corralón. Despues a mas gente. Y que aqui no esta y largo de pinche aqui.

.03

No hay razón para estar mal. Solo hay dos días de atraso en el trabajo. La presión de un patrón comprensivo imPRESIONANTEmente, la sangre que a mi madre vampira no he podido conseguir, un disco de Bowie en el estereo... y a tiempo. "The stars they look so different today. Can you hear me major tom? Can you hear me major tom?" No existe razón, además de las 89'065,984.6 que son de ley, para sentirse fatigado, nefasto, nauseabundo, vomitivo, macabro, etc. Excepto llegar a la oficina, antes de estacionar el auto, mirar la entrada del estacionamiento, hay un choque, uno parecido al tuyo. Quizá mas fuerte. Si, definitivamente mas fuerte. Ignóralo. A pero no puedes, si es tu compañero de trabajo, el que esta entre el pedazo de lamina sesentero, y el sentra noventero, es decir el era la ERA disco. Ya estoy ahí, esperando que el trafico se detenga y poder pasar a ver si podías ser útil, y es que no siento ya morbo por accidentes automovilístico, nunca he sido fan, creo nunca lo seré. Se acercan otros tres compañeros de trabajo. "Que bueno que vienes, te estabamos buscando necesitamos un criminal que sepa quitar estereos." Hombre equivocado, pero perseverante. Allá iba. Y se me acerca una señora. Describirla no esta en el plan. Muy normal. No guapa, para nada. "¿Con quien vienen?" "Con el de enmedio, es compañero de trabajo." "Ah. Yo vengo a ayudar al de blanco. Creo que no tiene seguro" Lo que no tenía el muchacho era vergüenza, ya había llegado sus amigos y estaban jugando como si nada con el incidente. Lo encontraban divertido. No tenía seguro. Era gordo. Era una persona que parecía mas bien GENTE. Total, no le hice mucho caso a la señora. No pude sacar el estereo tampoco. "Me largo" Ya estaba todo casi arreglado. Entonces caminabamos los compañeros de regreso a la oficina. La señora me llamó. "Ven, Porfavor" Claro, como le ayudo. "Yo tengo una carga de oración por ti"

("Yo tengo una carga de oración por ti?"), ¿era eso como recibir una carta? No sabía que pasaba. Lo entendí al instante, ella iba a ayudar al gordo porque al parecer era el mas necesitado, o por que Dios, le había dicho a la señora que lo hiciera. En fin, seguro el gordo la mando a volar y la señora estaba orando desde la banqueta, eso me dijo. "Si. El señor Jesús me ha dicho que lo estas pasando muy mal. Que algo muy malo estás pasando o te va a pasar." (Señora por favor, nací hace veintiun años y es algo que no podemos remediar a estas alturas) ¿Que aspecto debía yo tener para que la señora me escogiera a mi. Vamos! Pantalón de vestir negro, limpio planchado, muy decente. Camisa a rayas grises verticales, bonita. Zapatos limpios, tienen hoyos si, pero habría que tenerme de rodillas para darse cuenta. Calcetines negros. Peinado. Peinadisimo. ¿Cual era mi apariencia? ¿Que decía, que digo, que hay en mis ojos? Había tanta gente allí, y el Señor Jesús solo se había preocupado por mi. No iba a impedirle a la señora que rezara por mi. Si quería rezar que lo hiciera. Me dio su teléfono, la señora de la Cruz. ¿Ironico cierto? Quizó llegar más lejos, yo solo espero que tenga hijas bonitas. Quizá poco mas.

Así que la proxima vez que este el trafico detenido en alguna de las arterias viales de esta ridiculamente diseñada urbe, es probable que puedan verme por ahí, con mi señora, con su cruz, con la mia, con sueño, y con este aspecto que al parecer es facil de reconocer. De conocer y conocer y conocer y conocer y conoser y conor oberst.

10.06.2008

11.11

Rodrigo sintió una corriente de aire que llevaba la pereza y la debilidad de la mañana. La ventana debía estar abierta si quería seguir fumando. Los lunares en la piel de su espalda descansaban en el suelo cálido del tercer piso del edificio gubernamental destinado para las familias de los militares en los 70's, debajo de la cama de Luisa, fumando, Rodrigo sigue detenidamente las pantorrillas de ella deslizandose hasta la pieza del baño y parar justo frente al lavamanos.

En la habitación de al lado Germán, el único hermano de Luisa, abre su mochila cuidadosamente, saca su cuaderno de matemáticas, el mismo que lleva en la portada a una conductora de televisión vistiendo lencería de imitación de piel de leopardo, y entre sus hojas guarda el disco de pornografía animada oriental que compró ayer con el dinero que tomó de doña Lilí destinado a comprar dos cartulinas, y un pegamento de 150 grs. Su compra concluyó tropezando con Leo el muchacho que le dio una cartulina, un borrador y el disco con el hentai.

Rodrigo sabe que ha estado allí alrededor de doce minutos. Tiene la manía de contar el tiempo conforme pasan las canciones en la radio. "Susan's House", "weary saints", comerciales y ahora escucha algo que dice exactamente así " When nature talks I'm not supposed to hear. I'm not supposed to know, don't I know. We never wore clothes, I let the feeling go." Y horizontal, así como está, se frota el pie izquierdo con el derecho. Guarda la ceniza en su ombligo y vuelve a mirar las pantorrillas rascadas de Luisa. Sonríe con el humo subiendo en sus narices. Con algo de polvo entre sus labios. En ropa interior. Con esa imagen de ella. Triste y clara. Hermosa.

En el cuarto de baño de la planta baja esta doña Lilia juntando del suelo las pastillas que acaba de comprar por catalogo a una tal doña Lupita que hacen que uno baje de peso inmediatamente, que no se deben tomar mas de tres al día. Que no se deben tomar mientras se llora en la bañera de madrugada, con las axila heridas por un temblor al depilarse. ¿Para que fue inventado el laser entonces? ¿Para que entonces tanto regaño? La llave del lavamanos sigue abierta y el agua no parará de caer sino hasta que la ultima de las caras pastillas estén de regreso en su recipiente.

Luisa levanta con ambas manos lo que apenas es un poco de agua para salpicarse la cara. Sabe que va tarde. Siempre es tarde. Por eso no le preocupa. Enciende el foco arriba del espejo frente a ella. Abre los ojos. Más. Más. Hasta que duele. Se mira dentro de ellos. Se talla debajo. Se frota los parpados. El olor a cigarro apagándose. Eso era. Demasiado amarillos. Demasiadas venas. Le parecen redondos y ridículos. Se acerca más. Se pega contra el espejo y después el ruido de metal golpeando contra piedra pulida. Al girar, Rodrigo intentando apagar el cigarro en la plaquita del incienso para ahuyentar mosquitos. Intento malogrado que concluyó en el esparcimiento de cenizas en las lozas del cuarto.

Abajo en el auto Germán sacaba de la bolsa de su madre, de entre las pastillas regadas, una caja de cigarros blancos, largos, tersos. De la caja tomaba uno y lo metía en el estuche de los lapices, adornado con calcamonías de dibujo obscenos y de moda, autos de carreras y mujeres dibujadas con mamas enormes en ropas diminutas.

Dando tumbos intentando desesperada y ridículamente de acomodarse el cabello hecho un completo desastre, llega al final del corredor Doña Lili, apenas toca cuando abre la puerta del cuarto de Luisa. La encuentra junto a su cama, agachada sobre la mesa de noche repleta de velas, con un cerillo en la mano derecha, la esta agitando delicadamente, ya esta apagado. Las velas prendidas. -Vas tardísimo.- Doña Lili inconscientemente esta mirando el humo desvanecerse. -Perdón. Es que no quería que lo olvidaras.- Termína. Luisa la esta mirando con toda la hierba de sus ojos, apenas regada. -¿Olvidar que?-Pregunta Luisa. - Lo bonita que eres.-

Ya había algo de roto en su voz. Ya había algo del agua que goteaba en sus ojos. Ya había que encender el motor. Estaba arriba del coche alejándose sin prestar atención, ni la mas mínima a Germán, que llora. Se ha quemado con el encendedor del automóvil. Lo hace en silencio.

Luisa se agacha en su ropa interior. Le extiende un cigarro a él. Lo pone entre los labios de él. Le sirve de su fuego a él. Le arrastra solo un poco a él, para poder besarle. Le besa. El sigue frotando sus pies uno contra otro. -Tengo frío - dice- ¿Estas llorando?- Ella intenta seguir besandolo, pero Rodrigo se lo impide. -Ya puedes salir bobo.- Y lo aprieta con mas fuerza, con más determinación. Ambos saben que ya es tarde. Por eso no les preocupa.

10.01.2008

De entre los dedos de Hellen

" And sometimes when the night is slow,
The wretched and the meek,
We gather up our hearts and go,
A Thousand Kisses Deep."

-Pura Basura.
-Todo el mundo resulta honesto eventualmente.
-¿Me odias por ser una adicta?
-Eventualmente.
-Pasemos a lo siguiente.
-¿Es esa tu metafora para llevar hombres a la cama?
-No, eso sería un plagio.
-Entonces sugieres que nos movamos.
-Eventualmente.


Dios creó un montón de cosas en el universo. Se rumora incluso, que fue Él quien creó el universo. Pero no fue precisamente Él quien creó las galerías de arte, ni las llamó ridiculamente, ni las llenó de gente pretenciosa y hedionda. Pero si fue Dios, el mismo que le dijo a Abraham que matara a Goliat con una Harley Davidson, el que creó a las dos criaturas insignificantes que se pasean distraidamente por la sala de la exposición de arte moderno cerca de las 21.36 hrs. nunca mirandose a los ojos.

" O we will know, won't we?
The stars will explode in the sky
O but they don't, do they?
Stars have their moment and then they die"

Están las malas semillas. Estan él y ella. Y caminan ahora despacio. El de la voz apagada él. Lleva el nombre de un angel, y atiende cuando se le llama "Dany". Algo que carga desde pequeño.

Ella se llama Hellen y su nombre apenas le hace justicia. Nadie sabrá jamas de que horfanato dantesco salió. Nadie estará el día que se rinda ante un hospital en un país tercermundista. Nadie que pueda pronunciar su nombre. Ella es el tipo de persona que acepta que esta en una exposición de arte moderno, y cuando lo dice entrecomilla, quizá demasiado, unicamente por el deleite del subsidio de vino sin costo y la diversión que puede otorgar un montón de gente intentando ser minisculamente interesante ante los vacíos emocionales particulares de una existencia en masa. Él no lo dirá jamas. No al menos esta noche. No a menos que se bebiera todo el vino y su subconciente se masificara en saliba dentro de su boca.

Ambos sonriendo, se convencen de que es una pequeña coincidencia. La misma sed, la misma hora, el mismo maldito lugar.

-Me parece un tanto torcido.
-No recuerdo la última vez que algo no te pareció torcido.
-Hace dos años que no nos vemos Dany ¿Como te atreves?
-¿A que disculpa?
-A hacer una aseveración de ese tipo.
-Eres una fatalista. Noe no duraría en construir un arca si te viera caminando por ahí con una vaso de agua.
-Perdoname. Pero ERA una fatalista. La gente cambia.
-Tu no crees en el perdon. Y la gente no cambia solo se convierte más en lo que en relidad es.
-¿Que eres tu?
-Un cuadro torcido ¿No te parece un poco torcido?
-Para ser sincera. Me pareces un Dany.
-¿Un tanto torcido?
-Un Dany dije.
-Conservas el buen juicio.
-Es que no he cambiado.
-Podría ser peor.

El olor familiar de dos perros de la calle. De dos aves atravesadas por particulas de plomo. De carne quemandose. Tanto cielo. ¡Santo cielo! Tanto, pero tantisimo cielo. Y las dos heridas tropezando una con otra. Admiro la flexibilidad de una conciencia que se aferra a doblarse para no tirarse al suelo en una carcajada nada mas de escuchar. El encuentro casual. ¿Que lenguaje atrofiado inventó aquello? ¿Que mente engañosa y mezquina?

"When I think more than I want to think,
do things I never should do.
I drink much more than I outta drink.
Cause it brings me back you."


El aire es denso. El ambiente no. El ambiente solo es pesado, hilarante, pretencioso, idiota. Si esos fueran otros tiempos. Con las mismas cnaciones. Menos vino. Mas risas. Mas caidas y risas despues de las caidas. Mas adolescencia. Menos diplomacia. Si ellos fueran los que ya no son. Pero entonces los que fueron no valdrían lo que hoy valen. Cuanto se les extraña, pero nadie quiere que regresen en realidad. Por eso nadie toma en serio las maquinas del tiempo. Nadie es tan idiota. Hay incluso imbeciles inventando que no recuerdan, como si no tomaran día con día las pildoras de los sueños por realizar, que se pasan con el agua sucia de los recuerdos gratos e ingratos.

-...por último quiero agradecer a todos ustedes por estar aqui. Porque todo el trabajo que lleva cada una de estas obras no tendría valor de no ser por su gusto delicado.- agradece el artista y hace una pequeña pausa para el bitoreo.

-Obras. No me quedo claro si son "de arte" o "de plano maestras".- dicho esto en voz baja ella sonrie y levanta su copa a manera de brindis. Daniel se encoje de hombros y se termina su bebida de un trago.

-Bueno entonces si no queda ninguna duda al respecto, pues declaro inaugurada esta exposición.-

-Yo si. Disculpa ¿Te vas a callar algún día?- Ella creía murmurar, auque en realidad no le importaba no hacerlo. El artista cortaba por ahí un ridiculo listón color pastel, pero antes de que eso sucediera Daniel y Hellen ya estaban en la barra robando un par de tragos.

-Entonces ¿Vas a regresar al lugar de donde saliste?
-¿A donde?
-¿Como voy yo a saberlo? No te he visto en tanto tiempo. Y el utero de tu madre no es una opción.
-Pero el de la tuya si.
-Nunca dejaras de ser un imbecil.
-¿Uno muy apuesto?
-Uno muy imbecil.
-Que raro. Siempre creí que era apuesto.
-Pues apuesto a que no.
-Nunca dejarás de no ser graciosa.
-Ya veras.
-¿Y tu novio?
-Muerto.
-¿Muerto? ¿Que tan muerto?
-Muerto como tu sentido del humor.
-Vaya. Entiendo la metafora. Solo tienes novio cuando estas muy ebria.
-O cuando necesito uno para llevar a la cama a alguna adolescente borracha.
-Lesbiana.

"I'm not much to look at. I'm nothing to see. I'm glad I'm living on a dime"

Ella toma su trago de un solo jalón. Y apenas ha soltado la copa vacia, ya esta bebiendo de la recien servida.

-¿No crees que vas demasiado aprisa?
-No me gusta perder mi tiempo.
-¿Y porque no te amarras un colchón a la espalda?
-Mi colchón tiene pulgas.
-¿Por tu gato? ¿Como esta tu gato?
-Muerto ¿Vas a preguntar que tan muerto?
-Ya no. Ahora solo diré que si.
-Muerto como mi sentido del amor.
-Poetico. ¿Lo puedo poner en una servilleta, ponerle un marco y venderlo?
-Poedes escribirlo en un cuadrito de papel higienico y limpiarte el trasero con él.
-¿En una hojita parroquial?
-¿Te limpias el trasero con una hojita parroquial? !Por Dios Santo¡
-Tu no crees en Dios y nunca te ha gustado la lucha libre.
-Y pensar que yo te hacía muerto.
-¿Hablas en serio?
-Hablaba con tu sentido del humor.

"cause you can never really tell when somebody wants something you want too"

-Te digo que este vino no sabe a nada.
-No me lo habías dicho.
-Te digo que este vino no sabe a nada. ¿Feliz?
-Feliz. Yo no quiero ser feliz. Ni tu tampoco.
-Tu no sabes nada. Aún así quiero escuchar eso.
-Compra mi audiolibro entonces.
-¿Tienes un audiolibro?
-¿Tienes problemas de sordera?
-No lo sabía.
-No me extraña. Porque no tengo un audiolibro.
-Ya sabía.
-Esa no era dificil.
-No. Me refiero, ya se que tu no quieres ser feliz.
-A ¿si? ¿Como lo sabes Tyler Durden?
-Te fuiste. Yo lo intenté.
-De que hablas exactamente.
-Quize hacerte feliz. Podrías ser feliz conmigo. Prefieres no.

" don't think of what we can't be,
i know what you need and you know that you like it
the name you were born with your soul on your sleeve
let me believe in something"

Ella quitó su mano suavemente de la parte de atras de la cabeza de él. Sus labios se despegaron dejando un hilo de alcohol. Las babas de mil doscientos angeles se condensaron en los ojos de él. El humo de ochoscientos cuchillos de cocina se deslizó de entre los dedos de ella. La galería hacía rato se había vaciado. Ninguno de ellos recuerda haber caminado hasta la calle. Ninguno recuerda haber robado la botella de la que beben. Primero ella, sujetandola del cuello. Despues el, pensando en los labios antesesores. El humo. La llovizna. Sus ojos unos dentro de otros. La casualidad incausada. Dios. La hojita parroquial. La musica que viene ahora del interior de cada uno. Aquel beso sinrazón.

-¿Sabes?
-¿Que cosa exactamente?
-Ya no te amo mas.
-Lo se.
-¿Y tu?
-Yo si. Pero debe ser carga de consciencia.
-Se que quiero amanecer viejo a tu lado. Pero el no querer envejecer contigo. Eso no es amor.
-Nunca debí dejarte ir.
-Nunca debí mentir.
-Quizá si hubiera preguntado
-Ya es tarde.
-No te estoy pidiendo disculpas
-Hablaba de la hora.
-¿Que hora es? Lo lamento. ¿Vienes?
-Supongo que no. Ya no mas.
-Echaré insecticida.
-Podría amanecer muerto.
-O podrías no.
-Largo, estas ebría.
-Tu también.
-Mala suerte y mala idea son cosas distintas.
-Sea como sea, nos volveremos a ver.
-Eso sería mala suerte.
-La proxima vez te mato.
-Espero estar dormido, la proxima vez.

Ya estaban demasiado lejos para escuchar. Demasiado ciegos para mirar. Demasiado ebrios para caminar. Demasiado amor para ser verdad.

"you breathe in slowly
and let you hold me
i loved you so many times
when you were next to me
you weren't here in the place
i wanted you to see."

-¿Sabes? Ya no mas.

9.27.2008

The dying man on the livin room


No pasa nada. Excepeto que me siento como en casa. Ebrio. Solo. Ebrio. Solo ebrio. Alguien salió en busca de aceitunas y no recuerdo si me recuerda.. Fumando, siempre fumando, sumando, buscando, dudando.

Apenas puedo recordar mi nombre ¿Como esperas que recuerda el lugar del nombre (o el nombre del lugar) en el que estoy? Rostros regordetes, desconocidos pero familiares. Por su tamaño. Por sus encías.

La vida en marte. En miercole. En Saturno ya es sábado y nadie corea. No escucho para nada el vitoreo. Ole! Recuerdo que ya no quiero escribir mas de esto. Quiero escribir un cuento. Hasta entonces.

Este solo soy yo intentando no pensar en cosas menores, hablando jurídicamente de parbulas bocas y añoranzas pueriles, que me quitan el sueño. Repito. Quiero escribir un cuento. Hasta entonces.

9.25.2008

Sala Salmón Hallellujha

Nadie nunca llega. Me aferro a este pedazo de esponja mugriento por ser lo mas amistoso y humano que pueda encontrar.

Nado nuca yoga. Sospecho con la carne al aire. Erizando cada fibra de mi cuerpo, con la inconsciencia como forma de vida. Como religión.

Nudo K. O. yogurt. Ignoro por completo. Ignorar por partes es ridiculo, a menos que hagamos del libertinaje un circuito cerrado de dogmas. Hagamos a Dios Nietzche, Kafka, Ruperta. Digamos adios a todos. Es la mala hora.

Nido Nipon St. James. Saludo como estimulo. No intento decir nada es solo comezón por todos lados. Infesto de festín para insectos incestuosos.

Sala Salmón Hallellujha. Respeto por falta de educación. Nadie enseña nunca que no se debe mezclar la medicina, y a sabiendas nadie hará nada al respecto. No mucho café. No muchos colores en general. No mucho escocés. No muchas nacionalidades en realidad.

Salud, Salud, Hallellujha.

9.19.2008

Sin cálculos inútiles


No parece nada. Excepeto un numero idiota e irregular. 99 entradas. Sin salida. 1096 días desde la primera de ellas en este lugar de muros imaginarios y enmohecidos, hediondos a humedad. Nada de respuestas. Preguntas. Solo preguntas. Y silencios.

Parecen tres años. Pero ¿que son tres años sino un numero irregular en horas, en días, en minutos, en luz, en voces, en cabezas? Extraños. Extrañamientos. Incertidumbre. Deudas. Amortización. Tazas fijas. Pozos del cafe para analfabetos del porvenir. Y el porvenido. Sin bienvenidas. Sin avenidas.

Nada que celebrar excepto seguir aqui. Nada que se lebrar, si nadie estuviese siguiendo esta linea horizontal que continua hacia abajo y que de repente se detiene. Como el suelo sosteniendo las babas del diablo, calculando 9.81 m/s²

Apenas la alegría de poder andar por ahí en la no vida, desnudo, en busca de abrigos, de sacos de pieles. Que respiren. Que entiendan. Que sientan. Como lo siento. Que esto continue, lo siento. Y el día que termine, no hablo de un final intermitente, sino del final del que se habla cuando ya no se habla, cuando ya no se siente, ese día probablemente será nadie quien primero se de cuenta. No habra mas conversaciones de Marlen, ni mariscos, ni un buen pescado. Solo el vago recuerdo del pecador de hombres.

Nada menos interesante. Un nombre comun, para un idiota cualquiera. Un lugar con vista a un interior derruido, humedo, como los pechos donde alguien descansó su cabeza y no dejo mas que el olor de su boca. Con faltas de ortografía. Con faltas de simpatía. Con tarjetas amarillas. Como encías. Con tarjetas rojas. Como pies descalzos huyendo entre piedras talladas por manos sucias y apestosas a alcohol.

No estaba buscando nada cuando tropecé con todo. Y este calendario ha bebido demasiado, ya no recuerda que es mañana. Que es día veinte. Que hay que pagar renta. Que hay que pegar llanto y papeletas. ¿Que es lo que esperas?


Carne idiota. Carné idiota. Identifiquese.

9.17.2008

Desnudos y desechables

¿Porque no cierras la puerta y corres la cortina?
Sabes que no irás a ningún lado.
Estas sudando.
El tratamiento es sintomático.
Es una cama insecticida.
Nada nos unirá excepto el odio.
Siéntete correspondida.


Imágenes aun crudas dejan caer su virtual peso inmisericordes sobre el plasma. Quedando plasmadas. Amor moderno. Drogas caras. Números rojos escritos con tiza color gris, sobre baldosas transparentes. Medicamentos de bajo costo regados sobre un colchón mojado por la lluvia. Arritmias disonantes saliendo de agujeros anacrónicos en paredes corrompidas por la humedad inexorable. Sacos empolvados de colores opacos sobre ganchos oxidados en el fondo de roperos arañados por mujeres alteradas tras beberse las mentiras incestuosas del amigo agradecido. Ideales irreales vendidos por mercenarios extranjeros a cambio de brazos y piernas trabajando para centros comerciales, dispensadores de combustible, animadoras de futbol, con el fin de embalsamarles, desnudos y desechables.

9.09.2008

Buzón de Culpas


Bienvenido a este inexistente lugar donde usted puede hacer responsable a la otredad de problemas, errores, fragilidades, etc. esa otredad no tiene inconveniente, ni remordimientos, solo errores, costumbres y arrepentimiento.
Culpe.

9.06.2008

Pido asilo en medio de la humanidad...

...pero no, no lo pido por favor.

(Quize ahogar mis penas, pero ellas nadaban en alcohol, como Michael Phelps.)


Si no por piedad.

9.02.2008

Gustav

Lo primero fue dormir. Despues quejarme. Y es que para dormir tenía que pasar mucho tiempo. Más del que cualquier manera de vida sofocada y agotada podría soportar antes de caer en los brazos del negrito de la matrix.

Lo primero fue dormir. Y dormí. No como un niño. No como un tronco. Dormí como quien duerme despues de estar despierto. Eso me bastó, Despues quejarme. Y cuando no quedaba más. Volver a dormir. Alguien me devolvió alguna llamada, sin embargo no recuerdo bien. Ni recuerdo mal. Ni recuerdo casi nada.

Desperte hasta entonces. Era lunes o algo asi. Y no me pregunté por mi sueño. Pregunte mas bien por mi vida. Por lo que hago. O por lo que he dejado de hacer. No pregunté por las horas que dormí. No pregunte por lo que había pasado mientras lo hacía. Igual por mi, el mundo podría congelarse y estar en paz un segundo. se podrían morir todos para volver a nacer cuando despierte, o convertirse en gigantes ramos de flores blancas, negras y rojas, despues explotar en millones de miniparticulas de colores extravagantes y volver a formar cuerpos descuidados y malformados, y que yo, solamente yo, no me diera cuenta.

La historia de mi vida. El corazon que no ve. Los ojos que no sienten. Pero ¿Como va a ser eso posiblie si yo apenas se quien soy? ¿Como pretendes que te recuerde, si apenas conozco esas piernas?

Me quejé. Me quejé, porque gritabas y decías que todo era culpa mía. Y asi mi nombre cambio a Vietnam, mutó en Iraq, Palestina, Georgia. Dejarón de llamarme desempleado, para llamarme desempleo. Cambiaron mi adjetivo, no objetivo, de analfabeta, por el de analfabetismo.

El principio era yo, y antes de mi no había nada, excepto Elvis. Se abrieron orifcios por donde se asomaban dedos sanos que apuntaban hacia mi. Yo fui la guerra, la desesperación, el rechinar de dientes, el opio del pueblo, el desamor, el impuesto injustificado, el derecho humano, la obligación inhumana, la hambruna, la desproporción. Fui Katrina. Fui Gustav. Y tu solo mirabas, porque ya me habías perdonado. Porque me perdonabas y no olvidarías. Me perdonabas cuando bebías.

Alguien quería que aquello durará para siempre. Y asi fue. Porque la culpa, como el amor, no se crea ni se destruye, solo se olvida y se transforma.

9.01.2008

Oceans

And I will call your name before I sink.

Oceans never listened to us any way.


I said shut up! I'm dreaming of places where lovers have wings.


(I am affraid)

8.27.2008

Silencio


Dicen que amar es hacer ruido. La chica del climax tenía pronosticada una gran tormenta y no hubo mas que silencio. Silencio de ese que, como diría el payaso, es como el silencio de cuando alguien se desangra. Una hemorragia de silencio.


Cuando baje por fin del tren había manos extrañas que me alimentaban. Alguien me empujó pero el hambre no me dejo sentir nada. Escuche: Fuera Luces. Fuera ropa. Me encontre en el escenario desnudo y ridiculo, frente a una estupida silla de madera. Le grite, le bese, le patié. Escuche aplausos. Y querían mas. Pero yo no tenía más. Yo nunca tuve nada.


Dicen que amar es hacer ruido, pero yo olvide ya las palabras. Y lo unico que salió de mi fue el gruñido de una tripa. Entonces supuse que mis entrañas amaban mas que yo. Y lo mas parecido al amor que encontre fue mi risa, molesta como odiosa.


Que alguien me diga pues, si amar tambien es cagarse de la risa. Porque entonces, solo entonces amo. Y por primera vez, y lo demas habra sido solo dolor, como cura de dolor, que a su vez fue la cura del dolor anterior.


Que alguien me quite entonces estos sueños mudos y torpes. Que alguien me golpeé con un martillo en las encías. Que alguien me grite, que alguien me roce.


Musica para siniestros


2.00 en punto, al medio día. Telefono: 01 800 500 1500. Despues de un largo, larguisimo tramite burocratico deciden enviarme una grua.

La historia es larga y simpatica. Yo no tengo dinero, ni comida en mi refrigerador. Traigo conmigo algunos pendientes de la oficina, pero pienso "Que va, puedo hacerlos por la tarde. Ire a asaltar la cocina de mi madre." Lo pensé asi, con rima y todo. Así que tomo el puente de los arcos del "milenio" (y yo no se si se llaman asi porque es el tiempo que se tardarán en terminarlos, pero en fin) y hay mucho trafico, a lo lejos veo un joven que esta haciendo señales para que nos movamos de carril, su combi se quedó en la subida.

"Pobre" dije, cuando pase por su lado, meti el clutch... tercera. Entonces la camioneta empieza como a renegar, baja la velocidad, yo no se que pasa. Entonces se apaga a escasos siete metros de la combi estacionada. "Mal pinche dita Sea !" dos palabras que continuamente pasan por mi cabeza.

El motor esta apagado y es inutil, no podre nunca hacerlo entender. Muy solidaria salio mi camioneta, se quedo también ahí. Telefoneo a la oficina, y yo, que se de autos lo mismo que un ruso sabe de hacer pozole, me quise hacer el que tenía todo bajo control y entre risas, le digo al joven de la oficina que antes manejaba la camioneta "Puta! se desclocho el acelerador!"...Lo unico que salió de su boca fueron risas y entre lineas un "Estas pero que revientas de pendejo". Cuelgo el telefono, él ya viene para aca.

Es en esta parte donde llamo a "siniestros", lo mio, no se exactamente porque pero, era un siniestro. Total que quedan en llamarme dentro de quince minutos.

Para este momento, ya me había gritado, abucheado y todo el protocolo del siempre culpable ingenuo e inverbe muchacho que ha olvidado echarle gasolina a su auto. Pero ese no era mi caso, yo acababa de echarle pesadisimos doscientos pesos. No sabía nada de lo que estaba pasando. Entonces voy con el muchacho de la combi, que me ayuda a acomodar mi camioneta. Y pues ya, el vuelve a su puesto de aviso.

Aqui entra el morbo comun, porque cada auto que pasaba se detenía, aunque fuera solo un poco, como a revisar los dos autos para ver el golpe. Golpe por supuesto inexistente.

No pasó mucho tiempo para que llegaran por le muchacho de la combi y aqui comenzo mi verdadero calvario. Yo ya no sabia que hacer, no tenía un trapo rojo para irme a avisalre a la gente que se movieran de carril. Mi camioneta estaba a mitad del puente que comunica la zona industrial, con el mercado de abastos, con la zona habitacional y las oficinas. Yo veía autos, y autos y más autos. El culpable, por supuesto era yo.

Como yo sentía ya haber cumplido con lo establecido, me metí en la camioneta y recorde que venía escuchando " Drawn in my own tears" de Jeff Buckley. Aqui hago un parentesis.

(Hace no mas de dos meses, quiza si un poco mas. Eran las doce cuarenta y cinco de la noche. En la ciudad en la que vivo dejan de vender cerveza a la una de la mañana, es decir, a quince minutos de la hora en la que me encuentro. Termino de mandarle un mail a una buena ex novia, estoy evidentemente no en muy sano juicio. Mucho muy. Entonces le digo al siempre trizte Josemaría "Ey, faltan quince minutos para la una, quieres una cahuama? " El como siempre, responde que si. Y salimos en mi camioneta. Es tarde, faltan cinco minutos. Yo, en aquella ocasión voy escuchando "What will you say" del "Mistery White Boy", de por supuesto, Jeff Buckley. Ibamos rapido, es un hecho. No contare como pero acabamos en un arbol, despues de haber golpeado dos postes, roto un cadena y golpeado mi boca contra el volante. Josemaría tenía sangre en los codos y estaba euforico, yo tenía un moretón que descubrí días despues y solo dije "Me quiero morir", eso no hizo sentir nada bien a mi compañero de siniestro. Nos tranquilizamos, llamamos al seguro, tire los envases de cahuamas, que fue un error, porque desperte al vigilante del coto que quería cobrarme hasta la barrida de la banqueta. En fin, como no tenía nada que hacer y "What will you say" es la ´ltima canción del disco, el Disco siguiente fue "Blonde on Blonde" y pues me avente "Visions of johana", "Pledging my Time", "Sooner or Later", "Leopardskin Pillbox hat"... uno de los mejores, si se puede decir sin ofender. Acto seguido, el "Bringing it all back home" de los favoritos y pues ya sabes "Maggie's Farm", "She belongs to me", "Don't Think Twice", etc. ese si podría decir el mejor. Pero no lo hare. Y despues seguía el "Freewheelin". Pero en fin entre gruas, sirenas, ahogados y otras cosas. Llegue a mi casa a las seis de la mañana, y a esa hora ya podía comprar cerveza. Misión cumplida.)


Recordé la extraña conicidencia con cierto cariño. Ridiculo cariño, como todo cariño. Entonces, me di cuenta que tampoco podía llamar a nadie. Porque como es de suponer soy de bien pocos amigos, y pues nada, no creía que a nadie le fuera interesar saber que estaba siendo el hombre mas odiado de la ciudad. No era una novedad pues.


Puse mi mp3 de Bob Dylan, esta vez sería algo mas para el relajo, empezé con "Like a Rolling Stone" así como a manera de tributo. Saqué mi libro de Cortázar y me senté en el camellón, pero no tarde en descubrir que no era la mejor de las ideas, la gente como que gritaba mas euforica al ver que el idiota ese, pues simplemente no estaba haciendo nada, como que se paró a disfrutar de la vista (había una hermosa vista by the way).


Ya. Deje mi libro y llame a Melisa, igual a ella tampoco le importaba, pero se reiría, y yo con ella. Yo de por si ya me divertía demasiado. Así fue, una excelente distracción que me duró nueve minutos veintidos segundos, y la gente como que tenía un poco mas de respeto, como que algo les hacía pensar que hablaba con un mecanico, al seguro, al presidente de la Republica, a mi madre, que se yo. El plan pues tampoco era tan bueno porque yo estaba risa y risa, y a la gente en general le molesta que alguien se tome sus propios problemas a la ligera. Mi padre solía decir "del suelo no pasas", en esta ocasión era evidente que no aplicaba porque pues estaba en un puente y en una ciudad tan golpeada por el estrés no me extrañaría ver a alguien bajarse de su coche agarrarme del cuello de la camisa y de la presilla del pantalón y demostrarme que existen varios niveles en el suelo, yo iba a terminar en el de abajo del puente.


Colgué. Bob Dylan seguía cantando. "She fakes just like a woman, she makes love just like a woman, but she brakes just like a little girl" ah pero que bien me hacía sentir! es mi musica de siniestros, de desgracias digo yo, solo tengo que marcar 01-800-dylan-whisky y se acabo. Tarde nublada, camioneta descompuesta, gente gritandome despectivamente, esperando la llamada de algun desconocido que me diría los muchos tramites que necesitaba hacer antes de que llegara la ayuda. Pero la ayuda ya estaba ahí.


Igual colgue, como dije, con melisa, pero el telefono seguía pegado en mi oreja y yo le cantaba al frio metal, a los circuitos..."If you see her say hello... she may think that i've forgotten her but don't tell her it isn't so".

8.05.2008

House (Diferencial)

Sintomas:

Dolor de cabeza.
Sangre en las uñas.
Pedazos de piel en los dientes.
"Christmas Card from a Hooker in Minneapolis" de Tom Waits
Movimiento inconciente e incotrolable de piernas.
Cortes violentos en el cabello.
Mirada de labrador.
Ojos rojos.
Dolor de piernas.
Mocos.
Repulsion.
Apatía.

Diagnostico:

Poco dinero.
Poca verguenza.
Poco cariño.
Exceso de Robert Zimmerman.
Mucha distancia.
Exceso de picante.

Remedio:

Ninguno.
Resignación.
Mas Tom Waits, menos Sinatra.
Mas cafe, menos agua.
Mas whisky, menos cerveza.
Mas tabaco, mucho tabaco.
Menos pornografía.
Operación de corneas.
Un buen peluquero.
Un gato. (otro)
Un calendario, un reloj y una brujula.
Mucha agua y poca sal.

8.01.2008

Llegadas Nacionales


Y aunque en teoría yo fui a recoger a alguien que venía de Los Angeles, su vuelo había salido de Tijuana. Una vez más en espera y recordé inevitablemente las últimas vecez que había estado allí y otras cuantas ocasiones en las que debí estar y no estuve.

Recordé la maquina de escribir congelada. Recordé mis dedos rojos despues de escribir algunas veces mi nombre. Irracionalmente reviví la navidad como una pelicula de Wes Anderson.
Pero veía a toda esa gente y me tranquilizaba, olvidé que Pauline seguía en la playa y que Cristina seguiría en alguna carretera indiscutiblemente, manejando algún auto robado o eso quisiera, ella ni si quiera necesita robar uno. Nadie necesita robar un auto.

Me parece casi un crimen que ya no permitan que la gente fume dentro de los aeropuertos, lamento lo mal que puede llegar a sonar esto, pero si soy bien de la idea de que si fumar es causa de cancer, no fumar es causa de rabia. Y podría apostar que la rabia ha matado mas gente en la Historia Universal, que cualquier eficema pulmonar.

Si algo me hace recordar que hago en ese bucolico lugar es recobrar el supuesto entendimiento y darme cuenta que estoy mirando un poste grandisimo, sorprendentemente alto, un rascacielos de alumbrado para estacionamiento. Frio metal pintado de un gris espeluznantemente gris, que era observado, creo que por absolutamente nadie excepto yo a traves de un ventanal de dimensiones igualmente ridiculas, pero necesarias.



[Es ridiculo. Lo se. Pero es necesario.]


Herencia del Pasado Siglo.>

Y entonces vuelven a mi las veces y por ejemplo, casi lo primero es haber dejado ir al midwest de Estados Unidos a la psicopata aquella que sabía beber, ignorando al mundo entero cuando me decía con su acento sumamente Britanico "Now you have found her, so go and get her". Pura maldita basura. He corrido demasiado ya. Tengo dolor de pies. Y despues mi abuela de quien he hablado ya, regreso en una cajita hecha polvo y francamente no entiendo a la perfección porque me da risa, pero entiendo menos que a Melisa le de risa, y que riamos tantisimo. Yo culpo a las cervezas. Y mi madre, como olvidar a mi madre, si en aquella ocasión estaba tan ancioso de que llegara que llego detras de una jovencita delgada y guapa, que pensaba "incluso ire a ayudarles a las dos con sus maletas, pero si ya no puedo con las de mi mamá lo voy a sentir mucho". Jovenes arquitectos, ingenieros, abogados y demás seres relacionados directamente con mi trabajo. Y me paro con mi letrero que incluye un nombre, y el nombre de una empresa. Francamente nunca ha sido necesario, pero me he muerto de ganas de hacerlo.

Los aeropuertos son lo mas parecido que existe a los panteones. Estan tan llenos de ese sentimentalismo forzado que mas influenciado por la novela y la bulimia, que por cualquier otra cosa. Si soy bien sincero no se cual se una buena excusa para llorar. Yo nunca batallo para encontrar una, mas que cuando batallo para encontrar un trago. Quiza quise decir a los funerales. Quiza ni quise decir nada, mas que estaba ahi mirando a una señorita que me veía con el ceño mas fruncido del mundo. Y en mi pod empezó la canción. Ya sabes cual. La de la peli. La del cover de khalimba (ni se como se escribe su maldito nombre). Esa, la del damian arroz. Estoy a punto de quitarla, cuando dije "porque no?" me pareció que sería deivertido. Y me diverti. Al final me acerque a la señorita, nunca había conocido a nadie en un aeropuerto y no recuerdo muy bien si eso ya sucedió. Yo creo no. Si tiene usted oportunidad no la deje pasar, es igual de romantico que morir de toxoplasmosis por culpa del gato con el que te embauco tu examante. Conozcase a usted mismo en un aeropuerto, vera lo bien simpatico que es.

7.18.2008

Sinceramate (Nada que hacer)


Diccionario Inglés-Español, Diccionario de Sinonimos Larousse, Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, Compilación de Obras Completas de Mark Twain. Todo en la mesa de noche, a su lado una lampara de luz sumamente dura y un cenicero que misericordioso alberga no mas de doce bachichas, algunas ya con cicatrizes de otros cigarrillos que intentando devolverles vida no han mas que empeorado la estética de su muerte. Entre la base metalica de la lampara y el cenicero de vidrio moldeado flojamente, esta un solitario, trizte y bien escogido cigarrillo, intacto.

Fuera de la habitación la ciudad no duerme en absoluto, si son las doce del día. Sin embargo el movimiento es casi nulo, apenas se ven cruzar niños chamagosos y mugrientos corriendo unos detras de otros. Es un barrio de clase media alta, aunque para ser sinceros esos barrios ni si quiera existen, ese estrato social es una estrategía mercadotecnica para que familias de clase baja aspiren a cosas lujosas que tardaran generaciones en pagar, sin hacerles pisar el suelo mojado de su pobreza en el que podrian ahorrar y vivir de una manera menos apretada. Pero, que podemos hacer cierto? Porque, que es el hombre entonces sino ese manojo de esperanzas idiotas que le hacen ensanchar sus pulmones?

Asi que bien podemos estar en New Orleans, en Caracas, en Tangamandapio, en Tokio, en Salsa Verde. Y bien da lo mismo para el cenicero, para la lampara, para la ventana abierta, pero nunca para el sediento, seco y bien forjado cigarrillo que esta junto a la cama, a perfecto alcance. Bien da lo mismo tambien para Tomás, porque asi llamaremos al nuevo objeto ornamental que se sostiene recargado en el marco de la puerta, con 1.78 metros de altura, con el cabellos castaño, con los ojos brillantes, grandes y redondos, con aliento alcoholico, con la nariz puntiaguda, con un vaso de licor en su mano derecha, con un cigarrillo en la izquierda.

Y bien da lo mismo si se llama Tomás, Saul, George, Rene, Jean, Frederich, Makoto o Tomás. Esta ebrio y odioso. Esta mirando, eso cree, por la ventana. Tiene ganas de escupir, pero abajo juegan los niños, el futuro, los dueños del mañana. Lo que también es una mentira, porque el mañana para empezar ni siquiera existe, y si existe en esos niños que no son capaces de, sin nuestra ayuda, amenazarse cada que quieran intentar los errores ya cometidos, los de hace cien mil años, los de hace cien mil muertos, los de hace cien mil armas y guerras y pendejadas. El futuro si existe, pienso sinceramente, existe en las manos de los que estamos, de los que estabamos ya antes, de los que vamos a seguir estando por pura mala suerte. Nada de mitos, nada de supervivencia. Existe la vivencia, a secas y la majadería. Pero al final ¿no es esa necesidad inmoderada de saber tan barbara como el odio a este veneno del conocimiento?

Ahora al filo de la cama. Ahora al filo del llanto. Desdobla su brazo y lo vuelve a doblar dejando el vaso de plastico besando sus labios mordidos y sangrientos. Prometo que no tengo un problema de bebida, excepto cuando no puedo conseguir una. Esta en ropa interior. Tiene un nuevo cigarro en la mano, que despide un humo quieto y silencioso. Se lo lleva a la boca y mientras suelta al victorioso ejercito gris que le atraveso ambos pulmones, mira perdidamente el cigarro que arrogante se posa inmisericorde sobre la mesa idiota. Mira perdidamente con los ojos rojos, con la nariz roja, con los dedos rojos, con las uñas rojas, con la etiqueta roja. Semidesnudo. Semivestido. Su cuerpo venudo apenas hace dobles sobre el colchon, sobre las sabanas delicadamente dobladas. Su bello en la cara quisiera contarnos 36 años de existencia, sin embargo yo que les puedo contar, les digo que en verdad el apenas pasa los 22.

El vivía ahí, cuando vivía. Y lo hacía por y con una muchachita a la que podemos llamar María, Joselyn, Adreu, Charlotte, Ann, Kasumi o María. Y se llamará como a usted le moleste menos. Pero maría y Tomás vivían ahi. A los caotrce años se tomaron de las manos, tomaron sus cosas y tomaron whisky y partieron. Y se partieron. Y llegaron. Y vivían. Y bebían.

Nadie nunca los busco, no porque a nadie le importaran, sino porque no existían, y al mismo tiempo existían en cada hombre, en cada mujer, en cada niño, en cada edad. El mundo lo entendió. Se escrbieron cuentos y canciones, se pintaron muros. Y eran felices. Porque aunque sabemos que eso es humanamente imposible, porque sabemos también que algún día ella le mentiría, el estaría ebrio y ella enfadada, golpes y gritos, y bastardos y abandonos y mierdas. Sabemos que el quisiera ya salir del trabajo para llegar a casa y querer volver al trabajo. Se odiarian, se dejarían, se vaciarían. Se aventarían, se abrazarían y se volverían a gritar.


Sin embargo no hay nada que podamos hacer si es la infelicidad la dueña de esa busqueda que deja tranquilo el instinto de querer estar en paz, el intestino de querer seguir en guerra. Si no como es pues, que estamos con personas equivocadas, con malas compañias, con trabajos mal pagados, votando por gobernadores imbeciles, por que como preguntaba el joven de la esquina, ¿No escogiste pues tu a la gente equivocada o fue mas bien que la gente equivocada te escogio a ti?


Ella ya no esta. Ella salió, porque estaba dentro y porque quizó. Y no volvió, porque afuera estaba mejor, o porque no pudo. Pero ella esta muerta. El ya esta acostado y el vaso ahora hace compañia al maldito cigarro que burlon se mueve bailando cada que el vaso golpea la madera escupiendo junto a él. Eran malos, muy malos tiempos. Ellos apenas tenían como comer. Y ella trabajaba en una salchichoneria o en una tienda de zapatos o en una estación del tren. Él era un obrero, y eso es igual en donde quiera. No existía la diferencia cuando desnudos uno frente al otro se tocaban los rostros y se sonreian, y ambos eran igual de pobres, igual de afortunados e igual de millonarios. Ahora solo quedaba él, y sin embargo le agrada la idea del accidente automovilístico, del ebrio irresponsable y negligente que lloró antes que él frente al cuerpo muerto de su joven de 21, sin embargo puede que ella lo engañara, puede que ella no haya muerto, puede que ella fuera quien atropellara a alguien y huyera, y puede y pudo y fue. Y eso si no lo se decir, porque maneras para el abandono hay tantas como peronas en el mundo, pero razones solo hay una.


Y piensa Tomás que esta es la verdad, y que Maria lo amaba. Pero entonces, en los malos tiempos, pensaba que volvería y a él solo le quedaba ese cigarrillo, entonces indefenso y delicado. Y lo guardó, porque al volver ella, tendría algo para fumar despues de hacer lo que los jovenes amantes hacen.

Sin embargo no seamos dramaticos, ni seamos romanticos, ni nos dejemos engañar por el muchacho que esqueletico deja caer sus lagrimas engañosas por sus palidas mejillas. No se deje conmover por su cuerpo temblando, por su mirada perdidisima, ni por su cigarro consumido entero sumando 22 bachichas en el cenicero. No sea ingenuo y ridiculo, no crea en la sangre seca ni en el cigarrillo. Sí Tomás unicamente lo conserva porque sabe que una buena noche conocerá a una mujer, una de verdad, que se dejara convencer y entonces si. Para ese día estará preparado y no le hará falta algo de fumar despues del quehacer. No podemos hacer nada, porque bien sabemos que es humanamente aceptable aferrarse a la esperanza cierto? No repugna a la razón la idea de encontrar el amor de nuestras vidas, ganar la copa del mundo en el torneo de lanzamiento de papitas, morir joven, tener mucho dinero para comprar cosas que a nuestras amistades mas íntimas les gustaría tener pero nunca lo van a conseguir, y todo ese repertorio de cosas que nos hace seres completamente humanos. No deberiamos pues, de anteceder un signo de interrogación o porque aferrarse a un sistema nuevo que ni si quiera es tan efectivo como el antiguo? No deberiamos pues de dejarnos de sarcasmos, de acideses estomacales, de corrosividad lingüistica y caligráfica, para ir al grano y dejar de decir "te amo" para decir algo como "me parece algo sinceramente favorable que tu y yo pasemos a tener el coito porque me pareces anatómicamente un ser humano con quien me gustaría estar al menos un rato para calmar la hormona correspondiente a mi sexo" o en el mejor de los casos "resulta interesante lo favorable que economica, social y politicamente sería que tu y yo contrageramos matrimonio. Te parece?" Yo sinceramente apesto. Como apesta el y ella y todos. Porque sinceramente es natural que tengamos un olor y aunque el olor sea socialmente "aceptado" o en su defecto, "bueno", cuando se apesta, se apesta. Pero que puede uno hacer, cierto?

7.15.2008

Cohen's Code

Que nadie sienta ni dolor ni pena.
Que nadie sienta nada.
Que no se sienta ofendido.
Ella tenía la inspiración de la hierba cuando arde.
La experiencia del café.
La sabiduria del whisky.
Pero él entendió desde el mas puro principio.
Y se resignó.
No encajaba y no lo intentaba.
El, famélico.
Ella, buen carbohidrato.
Los amigos felices y matematicos.
Festivos todos renunciaron, los unos a los otros.
Hilarantes todos se extrañan, los unos a los otros.
Así que si uno se aleja, por ende el otro también.
Y esta fotografía dibuja a alguien que se parece a ella.
Y la parte borrosa, esa se parece a mi.
Él apareció de pronto.
Tan de pronto que ella no lo recuerda.
Tan idiota que el mundo se rió.
Se rió de la plata.
Y del oro.
De su mala suerte.
De la santa muerte.
Fue la hora del mostro.
Apatico.
Patetico.
Ocho ojos.
Dos pares de anteojos.
Dos narices.
Mil heridas.
Dos mil risas.
Diez mil odios.
Largas alas, largas charlas.
Todo muerto.
Sin dolor, ni pena.
A merced del viento idiota.
Condenada la mala hierba.
Alimentado por musica del sur y whisky.
Espera el momento.
Espera más.
Espera que el viento...
No puede esperar.
Aún no puede brindar.
Salud.
Leonardo.
Por el renacimiento.

7.07.2008

Green Grass

Descansa tu cabeza donde solía estar mi corazón.

Describeme el cielo.

Acuerdate cuando tenías esa mala costumbre de quererme.

5.27.2008

Easy


Se dice facil. Se dicen muchas cosas, y puede que con suerte alguna resulte verdad. Pero sin suerte, el talento no queda sino enfrascado. Pero hablemos de lo que se dice, y se dice tambien "que el sexo es facil, el amor no". Yo no se. Soy muy agnostico. Angostico. Muy pequeñin. Muy delicado. Con filtro. Pero aprendí desde pequeño a burlarlos. Ademas, desde que tengo cafetera no ha calentado nunca cafe. No tengo filtros es lo que quiero decir. Como granos tampoco. Ni hemorragea nasal causada porp anico escenico. Se dice facil. Y hoy lo escuche.


Despacio, despacio, como me mece el viento.

5.17.2008

Maine Island Lovers

Suzanne: miss misery. Those sisters of mercy.

5.10.2008

Tierra Madre



Polvo madre. Soplada. Sacudida. Levantada. Desvanecida. Escondida. Explotada. Separada. Sesentada. Setentada. Ochentada. Noventada. No ve nada. Madre ciega. Madre una. Madre dos. Madre Viola. Madre Chelo. Madre chela. Madre patria. Madre periferico. Madre calzada. Madre zapatera. Madre España. Espera. Espera. Espera...


Sierra madre. O abre. O espera. Sonrie. Rie madre. Rio madre. Experiencia. Exmadre. Exhija mi madre. Excusa. Usa. Madre U. S. A. Madre desayuno. Madre cajita feliz. Madre pájaro. Madre paja. Madre helpless. Sola. Hola. Ola. Di. Madre dime. Madre suelo. Con. Consuelo. Madre Arroz. Madre Dios. Madre siempre. Madre fuerza. Tersa. Base. Gracia. Raza. Casa. Cuento. Hogar. Santuario. San Diego. San Francisco. Santa Madre.


Madre norte. De viento. Bebiendo. Del sur. Madre tiempo. Vieja. Astuta. Madre Canas. Madre ganas. Cananea Madre. Cai. Madre. Caín. Madre Eva. Era. Fui. Madre ave. Aveces. Mientras no duermas. En vela. Vela a tu madre. Pero vela bien. En ferma. En cama. En cielo. En mar. En burro. En codos. Rodillas. Cobijas. Madre cafe. Madre azul. Madre Negro. Madre soltera. Madre Lunatera. Estrellatera. Estrellome. Maestra. Madre universo. Uniprosa. Madre prozac. Mariposa. Marimadre. MadreDeus. Madre Adios. Adios madre.


Adios.

White Rabbit


Fuera luces.


Dentro solo caben los perdedores. Los que han luchado. Que han perdido. Pero han luchado. Pero han perdido.


Sumemosle peligro. Dejemos pasar un poco de aire. Frio. Diminutas particulas de cristal soplado. Diminutas civilizaciones congeladas de cristal respirado.


Aqui estamos. Como ciegos. Como cienes recien golpeadas. Como millas nunca galopadas por cuartos de milla pura sangre.


Pura Sangre.


Sangre manchada mas bien de pureza. Limpiada con sabanas sucias. Lavadas con agua de lluvia. Llovida en tiempos de calor.


Viajero de media noche. Viajero de media vida. Medio vivida. Medio muerta. Asesinada. Mutilada. Mordisqueada por las ratas de los recuerdos.


Ratas tamaño perros. Perros olor alcohol. Alcohol sabor a besos. Besos sabor a frutsi. Frutsi ponche de frutas. Frutas prueba de Dios.


5.07.2008

El extrangero

Esta vida iba a ser otra, pero algo salió mal.

5.06.2008

Captain Beefheart


Yo que buscaba el vacio y me encontre rascando las paredes de hielo, el hielo que claustra mi alma, acot seguido tropece con un corazón de carne. Uno de esos que dicen que sangran.

Me pareció tan diferente. Tan entero con todas sus heridas, con todos sus atardeceres y sus ilusiones. Crei que me miraba. Y me miro. Y sonreí. Pero era tan deiferente. Tan real.

-Será el corazón de un marinero- me dije. Pero él no me dijo nada. Y entonces lo herí, solo un poco para saber si era real, para saber si sangraba. -¿Porque serás tan diferente? ¿Cual sera tu nombre?- Y sangró.

Como todos los demás. Pero este sangro cuando había prometido no hacerlo. No volver a hacerlo jamas. Para este momento yo ya lo escuchaba. Pero él no decía nada. Y el rey sol le pego en las paredes. Y sus viejas heridas, las que él mismo se había propiciado, brillaron con sangre roja y serena.

-Ese pude haber sido yo-. Pero no. No dijo nada. Y se habrá herido para realizarse que no era tan diferente. Que sangraba igual. Que gritaba. Que mordía. -¿Donde has dejado tu camino? ¿Donde has dejado el hogar?-

Por eso estoy viejo. Por que el corazón me mordió. Yo tuve que defenderme. Lo juro. Fue en defensa propia. Le herí una. Lo herí dos. Lo herí muerte. Y murio, como todos. Pero es que era tan diferente. Era tan de carne. Era tan de sangre y hasta de hueso. Era tan como yo que lo odie. El me hiró, para ver si yo sangraba. Y es que yo le parecía tan diferrente. Tan real. Tan de carne.

-Debe ser el corazón de un marinero- él se dijo. Y yo le respondí. -Pues si ¿Que esperabas el corazón de un capitan?-.

4.15.2008

E-miel


Imaginate a ti mismo. Pero imaginate bien. Subiendote la miel de tus venas, toda, a traves de tus pies, de tu cinismo, de tu flojera, de tu blues. Dolorosa y viscosa la miel por tus brazos, por dentro. No la ves, pero que pesada. La gorda y amarilla miel pasando por tus ojos, llenando tus encías, los hoyos de tus muelas, escurriendo por tus oidos. Por tus odios. Por tu Dios.

La miel llegando a traves de tu esofago hasta tu cabeza, inflada y dolida. Hasta tus pensamientos ridiculos e incoherentes, haciendose uno solo, repitiendo letras y recetas de cocina, planos e instructivos para armar asadores electricos. Imaginate bien, con las letras mas pequeñas bien leidas.

Enfermo, con los poros capilares todos abiertos llorando dulce y bien enriqucida miel. Imagina todas esas moscas e insectos cayendo todos en tu trampa. ¿Como matarlos? ¿Como, si lo único que quieren es ser alimentados y alimentar a los suyos? Date cuenta de los beneficios. De entrada nunca estaras solo. De salida estaras muy probablemente muerto. Te ves a ti mismo tan dulce. Tan comprensivo. Tan abrazable. Tan oso teddy. Tan oso tu, estas de cabeza. Pendiendo de los pies, que estan ahora todos azules y frios, pero tan dulces. Imaginate panal. Imaginate polen. (Y tu tan alergico) No te quedan muchas por imaginar ahora. Ahora todo en lo que puedas pensar tendra ese color sepia sanfriento y maloliente. Eres teatro. Puro puto teatro. Tan puro. Tan puto. Y tan teatro.

Imagina ahora que fue todo tu idea. Que la soga que sostiene tus pies idiotas, es tuya. Como el columpio de donde esta amarrada esa cuerda. Y que eran tus hijos los que jugaban en él. Eres una bolsita de humano endulzante para la gigante taza de té de manzanilla que es tu piscina. Imagina pues todo esto. Que todo fue idea tuya. Que yo no dije nada. Que por decirlo así, tu no querías, pero te enamoraste.

4.14.2008

Lime Tree


Justo acabo de comprar una botella de agua mineral para acompañar los limones que quedaban. Incluso los insectos que pellizcan desesperados las cenizas que olvidaste por aqui, incluso ellos saben lo estupido que resulta la guerra. A veces yo. Cuando me pellizco tanto para alcanzar a cotizar algunos de mis sueños, que aprecen y se van. Como aves. Y en ocasiones me hacen daño. Cuando vuelan. Cuando me gusta verlos hacer de comer o simplemente dormir, y como rien cuando lo hacen. Cigarros de boquilla larga incrustados en los vasos de agua amarilla. Me gusta volver a casa, pero solo mientras los pajaros vuelven. Alguien debe apagar el fuego en la cocina de cualquier modo. Y los pajaros siguen durmiendo como ya dije. Si existe algo seguro hoy, que tire la primera piedra, y que tire la primera casa, y la primera escuela, y el primer edificio, y los primeros diplomas, las primeras lecciones, los primeros sueños.
Es tarde, y resulta extraña la compañia. Extraña como extranjera. Como ausencia. Y esa si que me hace daño. No es que sea enteramente partidario de la globalización, pero no tengo nada en contra (ya no mas) de las compañias extranjeras. Son tan calidas a veces, y de tan extrema calidad. Y tienen los ojos brillantes, gigantescos y redondos. Asi, con los pies tan desnudos, no siente uno miedo de caminar sobre sus raices delgadas e inestables.
Extiendo una disculpa como un pedazo de pan. Que si antes no lo hice, fue porque no tenía dinero para pagarlo y entonces trate de conquistar a la panadera, pero ella ya esta comprometida. Y comprosacada, y compró un montón de cosas más que todavía no paga. Como yo. Por eso seguimos siendo amigos. Por eso puedo pagarle mañana que me depositen. Por eso a veces me indigesto.
Intenté ver peliculas de humor negro y oriental. Pero yo siempre fracaso. Y es que soy un tanto racista a veces, y no estoy orgulloso, estoy mas bien acostado. No comprare un jaula, no hoy. No sera de oro, y no sacare un juego de llaves, sobre todo porque las llaves no se hicieron para jugar. Porque para empezar esas llaves ni siquiera han sido hechas aun. Ni han sido hachas. Ni han sido ocho. ¿Para que mergas quiero yo ocho llaves? Si finalmente ni tengo jaula, ni tengo joyas, ni tengo gallos. Eso si, tengo agua mineral, algo de limones, restos de cigarros blancos fumados silenciosamente. Silenciosa.h.amante. Espero llegar bien pronto al punto donde me quedo dormido. Espero llegar y encontrarme como pajaro, amarillo y orgulloso, tosiendo y vomitando por miedo a verme obeso.
Mañana tenemos examen de cardiología y tendremos que extirparte eso que te sobra, porque no se te ve muy bien ultimamente. No caminas derechito. No te paras derechito. No te mueves derechito. Ademas que de madrugada, tu corazón late tan alto (siendo tu tan chaparrito) que llegas a despertar a los vecinos, -han venido ya a quejarse varias veces- activas las alarmas de los coches abajo en el estacionamiento y el señor que barre la banqueta no puede oir con tranquilidad su noticiero en los walkman que le regalaron sus hijos hace siete años. Pero no hay nada de que preocuparse. Mirate nada más si estas tan majo. Bebiendote la tinta de tus plumas. De tus pajaros.

4.12.2008

...the morning after (i*ve just seen a face)

9:46 a. m.



taza de café...



"Negro" de pearl jam...



[I could be another fool,







or an exception to the rule,







you told me...]





oficina...



taza vacía, corazón contento...



ganas de escuchar "i've just seen a face"...


resignación, comoda persignación...


10:06 a. m.



4.03.2008

Maquina, Arma, Hermana y Hombre.

Las cosas han cambiado desde la ultima vez que un hombre murio y alguien guardo silencio. Han pasado eras desde la ultima vez que murio una abuela e inevitablemente soltaste el requinto de guitarra mas agudo y mas intenso del mundo que todas las oraciones, de todas las aves que penden de todos los cables, que unen a todo el mundo.

Ejercitarse es un verbo que esta directamente relacionado a la buena salud y al desempeño fisico correcto que nuestra maquina, hecha toda de hueso y fresca carne, elabora en pantalones cortos o en licras con texturas de animales selvaticos. Los primermundistas se ejercitan con hierro, con salvas que no salvan. Asi, ejercitados hasta los dientes se cumplen todos y cada uno de los codigos inmorales de la sociedad moderna, y entonces se justifica mas la potestad para acabar con la vida del otro, mas debil o mas inepto, que el de poder decidir sobre la vida propia.

Todos los heroes mueren jovenes. Y nosotros que perdimos la heroina y la juventud al mismo tiempo, no podemos ser mas que victimas civiles de la incivilidad de los que no lo son. Tirados, nuestros cuerpos en el rio, no son mas que la prueba mas firme de que el temor es aquello que logra hacer girar al mundo. Y el amor, eso que la gente llama amor, es aquello que logra hacer que nuestros cuerpos sigan flotando, con rumbo fijo, con dirección y proposito, con los puños bien cerrados y lodo en las uñas.

Asi, la vida de los que ya no gozan de ella, son versiones repetidas y cada vez menos aplaudidas, no por ser menos autenticas, si no por ser menos entretenidas y menos picarescas. Paradojicamente, las vidas más aburridas tienen un final mucho más entretenido que el del resto de los demás. Con un solo defecto, el sujeto en cuestión tiene una tendencia natural a no disfrutarlo. Me viene a la memoria el cantante de folk, aquel de la versión bonita de "Sad Peter", si, ese mismo que es paraplegico, y que con todo y la enfermedad Mike Steidt le produjó dos albums.

Cuando mi madre y mi padre aún eran novios, por ahi de los años setentas, debió ser, incluso en los ochentas cuando ya estaban casados (no cuento con la información exacta), dijole mi madre al muchacho este que despues sería mi papá: "El día que me quieras regalar algo, puede ser un album de Roberto Carlos", mi padre le respondió muy elocuente que no, y mi madre poco más por curiosidad que por resentimeinto le pregunto el porqué, a lo que el respondió "Es que mira Mary, si te regalo un album de Roberto Carlos, despues me vas a pedir también que te regale las estampitas, y eso ya no es negocio". Yo ya no se como termino la historia, pero mi madre cuando limpiaba los sabados por la mañana, cuando aun estaba yo con ella viviendo, escuchaba Roberto Carlos. Una linda señora de baja estatura y de cinco, nada grandes, hijos.

Yo mataría. Si. ¿Mataría Usted? No por amor. Por lo que fuera. Antes, en los buenos viejos tiempos. La gente para averiguar si en realidad amaba a alguien se hacía la vieja pregunta de si podría morir por ella. Ahora, en la absurda modernidad, la misma que hace que señoritas de trece años ingieran cocaina y se prostituyan, la pregunta para averiguar la misma cosa es parecida, pero distinta. ¿Mataría Usted por la persona que dice amar? O más interesante aún ¿Mataría Usted a la persona a la que dice amar?

Escuche Vietnam. Escuche Hendrix. Escuche Usted muy atento. Atentisimo. Atentado. Intentando. Cuando entienda entenderá. Entonces atienda. Hasta entonces. Hasta mañana.