8.01.2008

Llegadas Nacionales


Y aunque en teoría yo fui a recoger a alguien que venía de Los Angeles, su vuelo había salido de Tijuana. Una vez más en espera y recordé inevitablemente las últimas vecez que había estado allí y otras cuantas ocasiones en las que debí estar y no estuve.

Recordé la maquina de escribir congelada. Recordé mis dedos rojos despues de escribir algunas veces mi nombre. Irracionalmente reviví la navidad como una pelicula de Wes Anderson.
Pero veía a toda esa gente y me tranquilizaba, olvidé que Pauline seguía en la playa y que Cristina seguiría en alguna carretera indiscutiblemente, manejando algún auto robado o eso quisiera, ella ni si quiera necesita robar uno. Nadie necesita robar un auto.

Me parece casi un crimen que ya no permitan que la gente fume dentro de los aeropuertos, lamento lo mal que puede llegar a sonar esto, pero si soy bien de la idea de que si fumar es causa de cancer, no fumar es causa de rabia. Y podría apostar que la rabia ha matado mas gente en la Historia Universal, que cualquier eficema pulmonar.

Si algo me hace recordar que hago en ese bucolico lugar es recobrar el supuesto entendimiento y darme cuenta que estoy mirando un poste grandisimo, sorprendentemente alto, un rascacielos de alumbrado para estacionamiento. Frio metal pintado de un gris espeluznantemente gris, que era observado, creo que por absolutamente nadie excepto yo a traves de un ventanal de dimensiones igualmente ridiculas, pero necesarias.



[Es ridiculo. Lo se. Pero es necesario.]


Herencia del Pasado Siglo.>

Y entonces vuelven a mi las veces y por ejemplo, casi lo primero es haber dejado ir al midwest de Estados Unidos a la psicopata aquella que sabía beber, ignorando al mundo entero cuando me decía con su acento sumamente Britanico "Now you have found her, so go and get her". Pura maldita basura. He corrido demasiado ya. Tengo dolor de pies. Y despues mi abuela de quien he hablado ya, regreso en una cajita hecha polvo y francamente no entiendo a la perfección porque me da risa, pero entiendo menos que a Melisa le de risa, y que riamos tantisimo. Yo culpo a las cervezas. Y mi madre, como olvidar a mi madre, si en aquella ocasión estaba tan ancioso de que llegara que llego detras de una jovencita delgada y guapa, que pensaba "incluso ire a ayudarles a las dos con sus maletas, pero si ya no puedo con las de mi mamá lo voy a sentir mucho". Jovenes arquitectos, ingenieros, abogados y demás seres relacionados directamente con mi trabajo. Y me paro con mi letrero que incluye un nombre, y el nombre de una empresa. Francamente nunca ha sido necesario, pero me he muerto de ganas de hacerlo.

Los aeropuertos son lo mas parecido que existe a los panteones. Estan tan llenos de ese sentimentalismo forzado que mas influenciado por la novela y la bulimia, que por cualquier otra cosa. Si soy bien sincero no se cual se una buena excusa para llorar. Yo nunca batallo para encontrar una, mas que cuando batallo para encontrar un trago. Quiza quise decir a los funerales. Quiza ni quise decir nada, mas que estaba ahi mirando a una señorita que me veía con el ceño mas fruncido del mundo. Y en mi pod empezó la canción. Ya sabes cual. La de la peli. La del cover de khalimba (ni se como se escribe su maldito nombre). Esa, la del damian arroz. Estoy a punto de quitarla, cuando dije "porque no?" me pareció que sería deivertido. Y me diverti. Al final me acerque a la señorita, nunca había conocido a nadie en un aeropuerto y no recuerdo muy bien si eso ya sucedió. Yo creo no. Si tiene usted oportunidad no la deje pasar, es igual de romantico que morir de toxoplasmosis por culpa del gato con el que te embauco tu examante. Conozcase a usted mismo en un aeropuerto, vera lo bien simpatico que es.

3 comentarios:

Baston Magiko dijo...

Pues yo acabo de ir tony y ni fue tanm aravilloso ni conoci a nadie espere mucho, espere de mas
y a mi me da risa la risa de meli juarjaurjuar :)

Baston Magiko dijo...

ay tony si estas en mi historia
no ves que escribi y mas y mas gente ahi vas tu hasta dije que los meseros le entraron me referia a tu mesera :) pero luego no vaya a ser hay que dejar el anonimato, bueno mis viejas no tienen valor entonces no importa :P jaja
ni hice nada el sabado, debi llamarte para hacer algo :( perdon pues

R. Garrido dijo...

Vuelos semestrales periódicos (dos veces cada seis meses y sólo lo digo porque rima), y me descubro ahí, solitario, con la gente mirándome pensando (o sin pensar) "¿por qué viene solo, a dónde irá... solo? bueno no me importa". A mí tampoco, de una soledad imperceptible a una soledad aparatosamente escandalosa. GDL-CH, CH-GDL, y luego números de registro, un boleto, un asíento siempre junto a la ventana, tu mejor compañero de vuelo posible, un agujero de cristal en el ave de metal. Después los relieves de la tierra, las compañías a distancia, cada vez veo más allá del horizonte de aquél hombre sobre un automóvil, pero no puedo saber a donde va, sólo se que se dirige hacía su propio horizonte.

Los aeropuertos son mecanismos sintéticos, hormigueros de gusanos a punto de mutar en falsas mariposas, abre una puerta, no hay paracaídas, una caída libre en el vacío.