8.16.2006

Es que empeze ...


Es dificil empezar un relato hoy en dia. Hoy en dia no es tan dificil empezar algo, basta con mirar las miles de primeras piedras que se inauguran y se celebran por doquier: que si la primera piedra del edificio para la investigacion del problema que sufren las gallinas cuando son engañadas en sus gallineros con focos baratos de 40 voltios, que si la primera piedra del edificio que costara millones al cual no se podra dar mantenimiento, ni generara muchos empleos porque no hay con que pagarlos, y asi miles de comienzos. Que un romance por aqui, una vida por alla, mi cafe precisamente que le celebro su primer sorbo justo ahora y hago una pausa. En cualquier lado la gente se propone y se pospone. Se traspapelan y fimran aqui y venden alla y compran aca y... mueren por supuesto.
Nuestra hermosisma cultura (porque es linda tambien como no) solamente rinde culto una vez en el año a aquellos quienes con valor atrvesaron este camino arrugado que es la vida. Es decir cada 365 dias aporximadamente, se hace un homenaje demasiado general a las ultimas piedras, esas piedras que costaron sangre, que costaron sudor y que costaron lagrimas. Ojala la gente pudiera celebrar las utlimas piedras con mas solemnidad que las primeras, puesto que empezar, en palabras del maestro Cervantes (a quien ni nos atreveremos a contradecir) es tener la mitad del trabajo hecho. Pero de otra manera esa mitad de trabajo restante es quizà las mas complicada pues implica constancia, dedicacion y un millon de kilos de luces magicas que solo los hombres son capaces de plasmar en sus obras. ¿No debiesemos de celebrar el aniversario de muerte de nuestros hermanos queridos como celebramos sus cumpleaños? Y no lo haríamos para sentirnos mal, o suspirar desdobladamente diciendo cosas formidables, sino reconociendo ese gran esfuerzo de vida que se abrazo al cuerpo de esa nuestra misma carne. Que maravilla la de terminar con alegría cualquier cosa que merzca la pena. ¡Que paz!. Ojala pudieramos hacer que todo cuanto hacemos valiera la pena. Asi también el relato termina y le pongo esta ultima piedra que celebro con el ultimo sorbo de cafe, junto a la ultima cancion. No es miedo lo que la gente siente ante la muerte sino sobeberbia y pereza. Que tambien esa ultima piedra sepamos acomodarla.

6 comentarios:

A. Hernán Viajero dijo...

Esta vez soy mi primer comentario, y es que es un comentario explicativo para que se entienda cuan mucho estuve a punto de dejar el relato a medias, porque empeze varios relatos pero no relataba nada, entonces relate como no se relata nada... mas que claro no?

A. Hernán Viajero dijo...

Mas claro que la claridad misma.

A. Hernán Viajero dijo...

Muchas gracias, esusted muy amable. Quiero que eso quede tatmbien muy claro, toda su amabilidad.

A. Hernán Viajero dijo...

Que bueno que termino.

Ja.Ch.Al. dijo...

juar juar juar... muy bien terminado tu post. pero no debiste explicarlo despues de haberle completado, a mí parecer obviamente. ¡Y que viva "En Llamas"! jojo. Hace dos pares de años te entregaste muy voluntariamente a esa jaula. Recuerdo esos días. No han cambiado mucho. Loego nos vemos Ramón... En algún 360º ... AVISA!

A. Hernán Viajero dijo...

ni e entiendo ni te entiendes, en palabras del padre de la filosofia actual Patricio estrella "esa risa me parece demasiado ilogica" por lo demas me gusta que tus comentarios tengan la profundidad de un tazón de froot loops.. por lo de la jaula, no veo tantos grados como tu!